WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Es mejor cuando lo hacemos juntos

Iglesia de Ciudad de México, México

367 Vistas

El Instituto Politécnico Nacional es una de las mejores universidades de México, con campus en distintas localidades. Entre esos campus, los miembros de la iglesia de Ciudad de México se ofrecieron como voluntarios para pegar carteles antidrogas y pintar los tablones de anuncios en el campus de Zacatenco. Esto formó parte de la campaña “Reduzcamos Juntos el Crimen” con ASEZ, el grupo de universitarios voluntarios, de Corea.

Antes de llevar a cabo nuestra actividad voluntaria, fuimos al campus para conocer a la persona encargada. Allí, no solo conocimos al encargado, sino también al director y al subdirector. Al escuchar la presentación de ASEZ y la Iglesia de Dios, el director expresó con placer: “Somos afortunados de que nuestro instituto conozca a ASEZ”. Luego nos pidió presentar nuestros servicios voluntarios a los estudiantes, y dijo que prepararía tiendas, mesas, sillas, etc., para nosotros. Con el apoyo activo del director, explicamos nuestro propósito y muchos alumnos expresaron su apoyo y agradecimiento.

Unos días después, nuestro servicio voluntario se llevó a cabo. Muchos estudiantes y personal del instituto se nos unieron. No pensábamos que duraría tanto, pero la actividad tardó cinco horas. Particularmente, pintar los tablones de anuncios tomó más tiempo del anticipado.

Hay dieciséis tablones de anuncios para las noticias de cada facultad en todo el campus. Todos eran negros y estaban muy sucios por las manchas y las marcas de cintas. Nos deshicimos del polvo y la suciedad de los tablones, y quitamos la vieja pintura. Luego, los pintamos de blanco y verde, lo cual hizo que los tablones de anuncios se mezclaran con el verdor del campus.

Estábamos cubiertos de pintura y de sudor bajo el sofocante sol, pero todos sonreían en todo momento.

Uno de los estudiantes del IPN que participó en esta actividad voluntaria manifestó: “¡Se ven saludables purificando el mundo! Quiero seguir participando en sus servicios voluntarios”, y otro estudiante expresó: “Fue una experiencia placentera. Deseo conocer más sobre ASEZ”. Un miembro del personal del instituto nos pidió visitarlos nuevamente cuando tengamos la oportunidad. Nos sentimos felices de que tantas personas se nos unieran. Si esta atmósfera prosigue en cada región, también habrá menos crímenes, ¿no es verdad?