La Verdad a la Iglesia de Dios

La Iglesia de Dios sigue
las enseñanzas de Dios en la Biblia.

¿“Diferente” significa “incorrecto”?

Ser diferente no significa ser incorrecto. Las palabras “diferente” e “incorrecto” parecen tener significados similares, pero son totalmente distintos. El diccionario define la palabra “diferente” como algo que “no es lo mismo”. Por ejemplo, las manzanas y las naranjas son diferentes.

La palabra “incorrecto” significa que “no es correcto”.

Muchas personas no entienden la diferencia entre las dos. Consideran incorrectas las opiniones diferentes de las suyas, e insisten en que tienen razón. Si no reconocen las diferencias, a menudo terminan en discordia.

La Iglesia de Dios es diferente

La Iglesia de Dios cree en Dios Padre y Dios Madre testificados en la Biblia.

Guardamos la Pascua del nuevo pacto y rendimos culto en el Día de Reposo del séptimo día, los sábados, como Jesús mismo mostró ejemplo. Las mujeres se cubren la cabeza con un velo durante la oración o en los cultos, mientras que los hombres no usan nada sobre la cabeza. Rechazamos la veneración de la cruz porque es una idolatría según la Biblia, y no celebramos la Navidad porque el 25 de diciembre es el nacimiento del dios Sol.

En estos aspectos, la Iglesia de Dios es obviamente diferente de muchas otras iglesias del mundo.

El criterio de juicio es la Biblia

Para los creyentes en Dios, el criterio de juicio entre lo correcto y lo incorrecto no es la doctrina de una iglesia ni las palabras de alguien. No puede ser verdadero solo porque muchos lo sigan.

La Biblia es el único criterio de juicio. Se debe a que la palabra de Dios dada para salvar a la humanidad, es únicamente la verdad y el camino de la salvación.

Mucha gente busca la verdad y la salvación, anhelando la palabra de Dios y el reino de los cielos. Esperamos que vengan a Dios Padre y Dios Madre, que guían a la humanidad a la salvación y la vida eterna, con el fin de encontrar la verdad y recibir el agua de la vida gratuitamente.

Dios Madre

Muchas personas creen que existe un solo Dios, Dios Padre. Sin embargo, la Biblia da testimonio de nuestro Padre y de nuestra Madre espirituales: “Padre nuestro que estás en los cielos” (Mateo 6:9), “La Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre” (Gálatas 4:26). La Iglesia de Dios cree en Dios Padre y Dios Madre sobre la base de la Biblia.

Dios Padre

La Iglesia de Dios cree firmemente en la trinidad, la doctrina fundamental del cristianismo. La trinidad significa que Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo son uno y el mismo aunque Dios obre con diferentes nombres en cada época. Jesús es Dios Padre Jehová del Antiguo Testamento que vino como Dios Hijo en los tiempos del Nuevo Testamento, y el Señor Ahnsahnghong es Dios Espíritu Santo, Cristo en su segunda venida, en esta época, de acuerdo con las profecías de la Biblia.

La familia celestial y la familia terrenal

Los términos padre y madre se usan en la familia. La Biblia enseña que Dios es nuestro Padre espiritual (Mateo 6:9) y nuestra Madre espiritual (Gálatas 4:26), y que nosotros somos hijos de Dios (2 Corintios 6:17-18). Como tenemos una familia en la tierra, una comunidad de amor, tenemos una familia espiritual en el cielo, una comunidad de amor eterno. Los miembros de la familia terrenal están vinculados por la sangre. De la misma manera, los miembros de la familia celestial están vinculados por la sangre del pacto concedida a través de la Pascua.

Dios en la carne

El cristianismo es la religión que fundamentalmente cree en Dios que viene en la carne para salvar a la humanidad. Dios es omnipotente y omnisciente. Puede venir como un ser humano si desea. En cuanto a Jesús que nació como hijo hace dos mil años, la Biblia describe que Dios, el Verbo en el principio, fue hecho carne y habitó entre nosotros. Está profetizado en la Biblia que Cristo ha de aparecer por segunda vez para salvar a los que le esperan (Hebreos 9:28). Como Cristo siempre existe como espíritu, su “segunda venida” significa su venida en la carne, igual que en su primera venida.

Pascua

La Pascua es la verdad de vida, que Dios estableció para dar la vida eterna a la humanidad. Su nombre implica que “los desastres pasan por encima”. De acuerdo con la Biblia, la Pascua se celebra al anochecer del día catorce del primer mes según el calendario sagrado, que cae en marzo o abril según el calendario solar. A fin de salvar a los seres humanos de la cadena del pecado y la muerte, Jesucristo vino hace dos mil años y prometió el perdón de pecados, dándoles el pan y el vino que representan su carne y su sangre. “Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre”, manifestó. Si celebramos la Pascua, siguiendo el ejemplo de Jesús, recibimos la carne y la sangre de Dios y nos convertimos en sus hijos.

Leer más

Día de Reposo

En estos días, la mayoría de las iglesias guardan el culto dominical, pero la Biblia define el Día de Reposo del séptimo día como el santo día para rendir culto a Dios. El Día de Reposo fue el día en que Dios reposó de su obra de crear los cielos y la tierra en seis días. Bendijo el séptimo día y lo santificó, y ordenó a su pueblo guardarlo. Los hechos históricos y los calendarios demuestran que el Día de Reposo es el sábado en el sistema actual de siete días de la semana.

Leer más

Las siete fiestas de tres tiempos

Las fiestas de Dios incluyen la fiesta semanal, que es el Día de Reposo, y las siete fiestas anuales de tres tiempos: la Pascua, la Fiesta de los Panes sin Levadura, el Día de Resurrección, el Día de Pentecostés, la Fiesta de las Trompetas, el Día de Expiación y la Fiesta de los Tabernáculos. Todas estas son las fiestas solemnes del nuevo pacto que Jesús mismo enseñó y guardó por tres años de su ministerio. Cada fiesta solemne contiene las bendiciones de Dios como la vida eterna, el perdón de pecados, la resurrección, el Espíritu Santo, etc.

El bautismo

El bautismo es una ceremonia por la cual uno nace de nuevo, pues el cuerpo del pecado es sepultado en el agua. Según la Biblia, el bautismo es la señal de un pacto con Dios, la señal de la salvación. El bautismo es el primer paso hacia la vida de la fe, y los bautizados tienen su ciudadanía en el cielo como el verdadero pueblo de Dios. En esta época, el bautismo puede ser válido solo cuando se realiza en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, como Jesús declaró: “Id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”.

El velo

Sobre la base de la Biblia, los hombres no usan nada mientras que las mujeres se cubren la cabeza con un velo al orar o rendir culto en la Iglesia de Dios. De acuerdo con 1 Corintios 11, la regla del velo sigue el ejemplo de Cristo. Fue establecida para mantener el orden en la iglesia y refleja la providencia de la creación de Dios.

Leer más

La veneración de la cruz es una idolatría

La cruz viene a la mente al oír la palabra “iglesia”. No obstante, la Iglesia de Dios no tiene cruz. La iglesia primitiva, que Jesús estableció y a la que asistían los apóstoles, nunca erigió la cruz ni tuvo como doctrina considerar la cruz como símbolo de la fe. Es porque tener la cruz y darle sentido es un acto contra el segundo de los diez mandamientos: “No te harás imagen”. La historia muestra que la cruz era utilizada por muchas religiones antiguas como símbolo de la fe. Fue un instrumento de ejecución en los tiempos de Jesús. Cuando el cristianismo se secularizó, la cruz se introdujo en la iglesia. La Iglesia de Dios no acepta las imágenes de la cruz porque es un ídolo, y en cambio, valora a Cristo que se sacrificó en la cruz y el significado de su sangre preciosa.

La Navidad es el nacimiento del dios Sol

El 25 de diciembre se denomina Navidad y se celebra como el día de nacimiento de Jesús. Todo el mundo se encuentra en un ambiente festivo, tanto en oriente como en occidente. Según la historia cristiana, sin embargo, el 25 de diciembre no es el nacimiento de Jesús, sino del dios Sol de Roma. A medida que el cristianismo se secularizó, el día se asoció con el nacimiento de Jesús. La Iglesia de Dios no celebra la Navidad que no tiene ninguna relación con Jesús.