WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

marzo 8, 2019

El Día de Reposo

FacebookTwitterEmailLineKakaoSMS

Dios nos ordenó guardar el Día de Reposo, el día conmemorativo de Dios el Creador. Es un día de descanso, pero ante todo es un día para conmemorar la creación de Dios de los cielos y la tierra. Dios distinguió el Día de Reposo y lo designó como el cuarto de los diez mandamientos.

“Acuérdate del día de reposo para santificarlo.”Éxodo 20:8

El pueblo de Dios debe guardar sagradamente el Día de Reposo según la voluntad de Dios. Él distingue entre su pueblo y los que no lo son, en base a si guardan o no el Día de Reposo (Ez. 20:11-17, Is. 56:1-7).

Entonces, ¿qué día de la semana es el Día de Reposo del séptimo día?

La Biblia testifica que el Día de Reposo es el sábado, a través del escrito del día de la resurrección de Jesús.

Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana [“domingo”, NTV], […]Marcos 16:9

El primer día de la semana, en el que Jesús resucitó, es el domingo. Es por eso que los cristianos de todo el mundo celebran la resurrección de Jesús el domingo. Como el primer día de la semana es el domingo, el Día de Reposo del séptimo día es el sábado sin lugar a dudas. Es por eso que Jesús y los apóstoles que siguieron su ejemplo adoraron a Dios en espíritu y en verdad en el Día de Reposo, el sábado.

Vino [Jesús] a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, […]Lucas 4:16

Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos, […]Hch. 17:2

El Día de Reposo, que se había observado hasta la época apostólica, fue cambiado al culto dominical cuando el emperador romano Constantino declaró la ley dominical en 321 d. C. La ley de Dios fue cambiada por el poder político del emperador romano. Como resultado, todas las iglesias adoran el domingo hoy en día. Sin embargo, la Iglesia de Dios que Jesús mismo estableció, guarda el Día de Reposo, la ley de Dios. Es porque las palabras de Jesús, que quiere que seamos salvos, están grabadas en los corazones de los miembros de la Iglesia de Dios.

FacebookTwitterEmailLineKakaoSMS