WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Aunque invisible

Im Mi-ran, desde Incheon, Corea

774 Vistas

El día de la limpieza, el cielo estaba cubierto de nubes, contrariamente al pronóstico del tiempo que indicaba que llovería. Me preocupaba que la lluvia interrumpiera la actividad, pero me sentí agradecida por las nubes que nos protegían de la ardiente luz del sol y creaban un clima fresco y agradable.

Hicimos nuestra limpieza en mi barrio. Me preguntaba por qué elegimos hacer una limpieza ahí. Los limpiadores de calles con frecuencia limpian mi pueblo, y los parterres están bien cuidados; parecía innecesario hacer una limpieza. También estaba un poco ansioso de que nuestros miembros, llenos del sentido del voluntariado y activos en la participación, vinieran al pueblo en gran número, convirtiéndolo en un mar de chalecos naranjas, solo para no encontrar basura.

Cuando llegó la hora señalada, los miembros se dispersaron en las áreas designadas con los utensilios de limpieza que habían preparado. La calle estaba limpia como siempre. Sin embargo, dentro de los parterres, donde normalmente no alcanzan los ojos de la gente, era diferente de lo que veíamos en el exterior. Todo tipo de basura que se tiraba estaba escondida en todas partes del macizo de flores. No solo latas y colillas de cigarrillos, sino también bolsas de plástico negras indistinguibles. Mientras los recogíamos uno por uno como si estuviéramos sacando la basura del bote, fruncimos el ceño.

“La gente ha escondido su basura muy profundamente. ¿Cómo no pueden tener conciencia?”

Pensé que nunca debería llevar una vida de la fe de esa manera. Si oculto secretamente los malos hábitos que no son dignos de un cristiano o finjo que no tengo mal genio, algún día todas esas cosas se pudrirán y tendrán un mal olor, y finalmente mi alma se enfermará. Mientras miraba los macizos de flores que se organizaron después de la limpieza, decidí que siempre mantendría mi alma limpia. Creo que el servicio voluntario de ese día permanecerá en mi memoria durante mucho tiempo, ya que me dio una simple comprensión: la belleza interior es la verdadera belleza.