WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

septiembre 17, 2020

Inicio de la comunicación: reconozca a sus familiares tal como son

Las personas que son reconocidas por los demás son felices. Las personas que son reconocidas por su familia son incluso más felices.

FacebookTwitterEmailLineKakaoSMS

Una nuera preparaba salsa de soja mientras su suegra estaba enferma. Hizo exactamente lo que su suegra le había enseñado, pero no sabía tan bien como la salsa de soja de su suegra. No tenía idea de qué estaba mal, así que le pidió ayuda. Luego, la suegra enferma la escuchó con paciencia y se levantó, diciendo: “Creo que sé lo que salió mal”. Sus ojos estaban más brillantes que nunca y se veía animada.

¿Cómo pudo la suegra enferma ayudar positivamente a su nuera que le preguntó qué pensaba que había salido mal con la salsa de soja que había preparado? Fue porque la nuera reconoció la habilidad de su suegra.

para preparar la salsa de soja. Algunas personas se sienten desanimadas cuando envejecen a pesar de que eran apasionadas cuando eran jóvenes. Por supuesto, es porque se debilitan físicamente, pero fundamentalmente, es porque sienten que se han convertido en seres inútiles. No diga a sus padres que se queden en casa y que no hagan nada porque son viejos, sino proporcióneles algo relacionado con las habilidades que tienen y pídales su opinión cuando haya un problema. Todos tienen el deseo de ser reconocidos por otros. Cuando su deseo se satisface, se sienten felices y satisfechos.

El deseo de ser reconocido, una de las necesidades humanas

El deseo de ser reconocido por otras personas se llama “deseo de reconocimiento social”. Este es uno de los deseos básicos de los seres humanos junto con los deseos fisiológicos que sostienen la vida y conservan las especies. William James, un psicólogo estadounidense, dijo: “El deseo más fuerte de los seres humanos es el deseo de ser reconocido por otras personas”.

Los niños pequeños quieren ser reconocidos por sus padres, los estudiantes por sus maestros y los trabajadores por sus jefes. Cuando son reconocidos por los demás, su autoestima y confianza se elevan, y se sienten psicológicamente estables. Aunque alguien tenga comida y abundancia material, si no hay nadie que le diga: “Estoy feliz de estar contigo” o “Eres una gran persona”, entonces su vida se sentirá vacía. Cuando este deseo de ser reconocido no se satisface, las personas sufren de depresión y falta de entusiasmo, e incluso lo expresan con ira. Un accidente con armas de fuego que le ocurrió hace unos años a un reportero de transmisiones en vivo en los Estados Unidos, y un accidente con armas de fuego que ocurrió en un puesto de control en Corea, sucedieron debido a que ellos se sintieron ignorados por sus compañeros de trabajo.

Incluso en una familia, las personas se molestarán si no son reconocidas. Un jefe de familia apoya a su familia, un ama de casa se encarga de las tareas del hogar y un estudiante estudia mucho. Todos estos trabajos difíciles no deben darse por sentado, sino que deben reconocerse con una palabra suave y cálida. ¿De qué servirá si su familia no lo reconoce, aunque todo el mundo lo reconozca? Por el contrario, se sentirá muy reconfortado si su familia lo reconoce incluso si pasa un tiempo difícil fuera de su familia. Elogiar es hacer un buen comentario de las cualidades de alguien, y reconocer significa aceptar la forma en que es, ya sea buena o mala. El reconocimiento es un elogio en un rango más amplio, y da ánimo por sí mismo.

Reconozca a su familia tal como es

Nadie es 100 % igual en el mundo. Así como todos tenemos distintas apariencias, todos tenemos distintas formas de pensar, personalidades, caracteres y tendencias. Solo porque a usted le gustan los panecillos de judías rojas, no puede decirle a una persona que le gustan los panecillos de crema que está equivocada. De la misma manera, si alguien tiene un pensamiento diferente del suyo, no significa que él esté equivocado. Si no admite la diferencia entre ambos, habrá un conflicto y se encenderá una luz roja en su relación con ellos.

Lo mismo sucede con una familia. La esposa y el esposo son diferentes el uno del otro, y también lo son los hijos y los padres. Para mantener buenas relaciones familiares, deben admitir que son diferentes, y un hogar debe ser un lugar donde los miembros de la familia se reconocen mutuamente tal como son. A fin de hacer eso, no debe menospreciar a otros miembros por su edad o por su género distinto. Por ejemplo, nunca debe decirle a su hijo: “Solo escucha a los adultos”, o al cónyuge: “¿Tú qué sabes?”. Este tipo de comentario hace que el oyente se sienta muy molesto. Por lo tanto, nunca debe decir algo así.

Nadie puede ser perfecto; todos cometemos errores. Un hogar es donde las personas que son imperfectas se complementan y se abrazan. Los padres que tratan de parecer perfectos a sus hijos y quieren que ellos se vuelvan perfectos, se agotan y hacen que sus hijos también se sientan agotados. No hay un cónyuge perfecto o una familia perfecta. Sin embargo, esto no significa que ni siquiera debamos intentarlo. Cuando reconozca a su familia tal como es, admita sus faltas y el entorno en el que se encuentra, e intente encontrar la manera de mejorarlos, se abrirá un futuro mejor.

Cómo reconocer a los demás

Lo que le da a otras personas el sentimiento de reconocimiento proviene del 30% de lo que se dice y del 70% de sus expresiones faciales o comportamientos. Aunque diga algo bueno, podría parecer negativo para el oyente, dependiendo de su actitud. Durante una conversación, es muy importante mirarlos a los ojos, tener una sonrisa suave y prestar atención a lo que están diciendo. Si aparta su mirada en lugar de mirar a la persona que está hablando, o frunce el ceño cuando habla, o cambia de tema de repente, la persona con la que está hablando sentirá que está siendo ignorada.

Aunque no esté de acuerdo con la opinión de la otra persona, es bueno estar de acuerdo con su opinión primero y luego dar su opinión. Si ignora la opinión de la otra persona de inmediato, simplemente porque no le gusta o si solo trata de encontrar problemas, la conversación se interrumpirá.

Cuando pida a alguien que le haga un favor, es incluso más efectivo si menciona cuánto lo reconoce. ¿Cuál suena mejor: “Todos los demás están ocupados, así que tú debes hacerlo” o “Eres la única persona capaz de hacerlo. ¡Confío en ti!”? Reconocerse mutuamente es una condición básica para una conversación. Por lo tanto, debe hacer que la otra persona sienta que no la está ignorando, sino que la está reconociendo.

Confucio dijo: “No se preocupe si la gente no reconoce sus méritos; preocúpese de no reconocer los de ellos”. La Biblia también dice: “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos (Mateo 7:12)”. Si quiere ser reconocido por las demás personas, debe reconocerlas primero. Observe primero a su familia. Vea si los ha ignorado o no y si los ha tratado descuidadamente. Vea si se ha negado a hablar con ellos porque piensa que no lo comprenden. Nunca olvide que la comunicación comienza por reconocerlos tal como son.

FacebookTwitterEmailLineKakaoSMS