WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Unidad fraternal en Sion

Kiran Gautam, desde Hetauda, Nepal

324 Vistas

En la región de Bakaiya en Hetauda, Nepal, hay dos ciudades: una para la gente de Tamang y otra para la gente de Majhi. Hasta que se formaron las dos ciudades, los dos grupos étnicos habían estado en conflicto desde hace siglos. Para enfurecer a los dioses en los que la gente de Tamang cree, la gente de Majhi arrojó rebanadas de grasa de cerdo en el templo del pueblo de Tamang, y ellos arrojaron rebanadas de grasa de vaca en el templo de la contraparte. Hubo un tiempo en que las personas de toda la comunidad tuvieron que reubicarse debido a la violencia extrema ocasionada por el conflicto.

¿Qué harían si encuentran a un enemigo implacable en Sion? En Sion, no importa a qué grupo étnico pertenezca. Permítanme compartir una fragancia de Sion en la que nuestros miembros de dos grupos étnicos se volvieron uno en el amor de la Madre en el Día de Ascensión 2019.

En 2019, organizamos el culto del Día de Ascensión en un campo de Kajipokhari. Nuestros miembros se despertaron a las 4 a. m. para preparar los alimentos y caminaron más de tres horas para llegar al lugar de encuentro.

Era la hora del almuerzo después del culto lleno de gracia del Día de Ascensión. Los miembros se reunieron por aldeas y estaban a punto de comer por separado. Cuando sugerí comer juntos, los miembros de Tamang y los miembros de Majhi parecían nerviosos. Más tarde, descubrimos que los miembros de Majhi no tenían suficientes guarniciones a pesar de tener mucho arroz y sopa, y los miembros de Tamang tenían muchas guarniciones, pero no arroz porque planearon comprar arroz en una tienda cercana. Pensaron que era vergonzoso sugerir compartir la comida ya que uno no tenía guarniciones y el otro no tenía arroz. Les preocupaba que a los miembros de la otra aldea no les agradara la comida, pero eso no importaba. Pudieron disfrutar del arroz de la aldea de Majhi y las guarniciones de la aldea de Tamang. Fue sorprendente cómo pudieron preparar los alimentos en una armonía tan perfecta sin planearlo.

Una escena extraña continuó durante el almuerzo. Los miembros de Tamang ofrecieron muchas guarniciones a los miembros de Majhi, diciendo que tenían suficiente comida, y los miembros de Majhi también dieron mucho arroz a los miembros de Tamang, diciendo que podían comer roti (pan indio) en lugar de arroz. Si bien compartieron los alimentos por consideración mutua, al final sobró comida, aunque parecía que al principio no teníamos suficiente. Sentí que estaba presenciando el milagro de los cinco panes y los dos pececillos.

Después de almorzar, los miembros se sentaron juntos y conversaron sobre sus malentendidos para perdonarse mutuamente y reconciliarse. La mayoría de ellos eran miembros nuevos que habían recibido la verdad hacía poco, por lo que algunos no se conocían, pero parecían estar al tanto de los viejos sentimientos entre los dos pueblos. Agacharon la cabeza y pidieron perdón, diciendo: “Lo siento mucho”. Fue una serie de momentos conmovedores de principio a fin.

Hay una cosa más. Los miembros de Tamang nos conmovieron uniéndose cuando se acercaba la Pascua. Ellos rinden culto en una iglesia presucursal cercana, pero decidieron guardar la Pascua en la iglesia principal de Hetauda. Sin embargo, un día antes de la Pascua, hubo una gran protesta que bloqueó el camino a Hetauda. Como se hizo difícil usar el transporte público, los miembros de otras regiones caminaron todo el día para llegar a la Sion de Hatiya, que está ubicada al medio, y luego usaron el tractor de un miembro para ir a la iglesia principal. Algunos miembros pagaron cinco veces la tarifa normal por un tempo (triciclo) para venir.

No obstante, los miembros de Tamang no tuvieron más opción que caminar todo el trayecto. Tuvieron que salir a medianoche para guardar la Pascua a tiempo. Con los estudiantes en la línea de frente, las mamás con sus hijos en sus espaldas y los señores cargando un montón de ropa para algunos días, comenzaron su viaje muy de noche.

Fue un camino accidentado y áspero hacia Hetauda. Tenían sueño porque no pudieron dormir bien, les dolían las piernas y tenían hambre y sed. Agotados, algunos miembros nuevos dijeron que no veían motivos para sufrir así y decidieron regresar a casa. Partieron con la determinación de guardar las fiestas del nuevo pacto escritas en la Biblia, desde la Pascua hasta el Día de Resurrección, dejando su ganado con sus vecinos, pero olvidaron su objetivo inicial porque era agotador. En ese momento, un miembro líder los alentó a ir a Hetauda de cualquier manera. Los miembros se animaron y llegaron a la iglesia de Hetauda con seguridad. Después de celebrar las fiestas al superar las dificultades, grabaron el amor y el sacrificio desbordante de Dios en sus corazones, por lo que pudieron demostrar su crecimiento espiritual en el Día de Ascensión.

Un corazón unido puede ser difícil de lograr en el mundo, pero no en Sion si reverencia a Dios y tiene esperanza en el cielo. Espero ansiosamente que los miembros de Hetauda complazcan a Dios con su hermosa unidad cada día.

“¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! […] Porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna.” Sal. 133:1-3