WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

No cansarse ni rendirse

Iglesia de Ciudad del Cabo, Rep. de Sudáfrica

215 Vistas

El Tour Ciclista de Ciudad del Cabo es una carrera ciclista internacional a gran escala, en la que participan más de 35 000 ciclistas de todo el mundo, y más de 2500 voluntarios trabajan para la operación de la carrera. El 11 de marzo de 2018, más de 70 miembros de la Sion de Ciudad del Cabo apoyaron este evento.

Como el evento estaba programado para comenzar temprano en la mañana, nos reunimos a las 3 a. m. para llegar al lugar después de conducir cuarenta minutos. Se suponía que debíamos alentar a los ciclistas en un área de descanso en medio del campo que estaba en la ladera de la montaña. Como no había farolas ni electricidad, estaba completamente oscuro. Gracias a eso, pudimos admirar las estrellas brillando maravillosamente.

No mucho después de que comenzó la carrera, los ciclistas en sus bicicletas comenzaron a aparecer uno por uno. Con el tiempo, aparecieron más y más bicicletas, y más tarde siguieron llegando sin parar. Animamos a los ciclistas que ingresaron en el área de descanso dándoles bebidas y alentándolos con bailes emocionantes. Entusiasmados con nuestras animaciones entusiastas, los ciclistas levantaban los pulgares o chocaban los cinco. “¡Participé en excursiones en bicicleta en diferentes países, pero nunca había visto alentadores como ustedes!”, dijo uno de los participantes, expresando su gratitud.

Esta carrera se presentó en la televisión pública sudafricana y también se mostraron nuestros servicios voluntarios. Estábamos orgullosos de los hermanos que vitoreaban con chalecos verdes, portando pancartas con el lema “We Love You!” y repartiendo bebidas amablemente.

Nuestro servicio voluntario comenzó al amanecer, pero no terminó hasta las 2 p. m. A excepción de la hora de la merienda en la mañana, no tuvimos tiempo para tomar un descanso mientras vitoreábamos. Cuando el evento terminó, estábamos agotados. Hasta entonces, todos parecían estar bien porque nadie se veía cansado o exhausto. Pero no fue porque no estuvieran cansados, sino porque simplemente estaban soportando. Antes, expresábamos dificultades e inconvenientes fácilmente. Sin embargo, nos hemos vuelto más maduros en la fe y aprendimos a ser pacientes para la gloria de Dios. Podíamos sentir el amor de la familia celestial de los hermanos que se ofrecían bebidas y se animaban mutuamente. Terminando el servicio voluntario, decidimos recorrer la carrera de la fe hasta el final con la familia celestial, sin importar las dificultades que pudiéramos atravesar.