WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Con corazón de padre y espíritu de soldado

Park In-seob, desde Paju, Corea

988 Vistas

Nací en la familia de un agricultor pobre, siendo el menor de ocho hijos. Desde mi infancia, siempre me preocupaba por saber qué hacer para vivir sin pasar hambre. Tras mucha reflexión, decidí ser soldado profesional. De todos modos, debía ir al ejército, así que quería ser suboficial como mi primo que trabajaba en las Fuerzas Especiales. Pensé que podría establecerme, recibiendo un salario mensual.

Sin embargo, mi primo me detuvo, diciendo que sería demasiado difícil. Así que renuncié al alistamiento en las fuerzas especiales. En su lugar, solicité ser suboficial del ejército y terminé la educación sin ningún problema. Pero adivinen qué pasó después. Luego de nombrarme sargento, me enviaron a la unidad de fuerzas especiales entre muchas unidades. La unidad realizaba misiones similares a las de las Fuerzas Especiales, por lo que pasábamos por el entrenamiento físico después de las comidas una y otra vez. Teníamos que superar nuestras limitaciones todos los días.

Siempre que pienso en los 400 km de marcha, todavía me estremezco. El entrenamiento duraba alrededor de tres semanas; escalábamos montañas de día y dormíamos por la noche, escondiéndonos en ellas. Repitiendo este horario, llegábamos al área de reunión que estaba a unos 400 kilómetros de distancia. Ese era solo el comienzo de la marcha real. Teníamos que regresar, marchando 400 kilómetros durante cinco noches y seis días, casi corriendo en las zonas montañosas.

Al amanecer del último día de entrenamiento, nuestras familias venían y nos esperaban en la entrada de la unidad. Aunque mis extremidades se sentían pesadas y estaba realmente agotado, caminaba un poco más. Cuando llegaba a la unidad, confiando en mi fuerza de voluntad, mi esposa sostenía un collar de flores entre lágrimas con mis hijos.

“¡Sí, debo hacer un esfuerzo para que mi esposa no sufra dificultades y alimentar bien a mis hijos!”

De repente, sentí que algo conmovió profundamente mi corazón y me emocioné.

Era mi familia la que me permitía resistir a pesar de una vida tan difícil año tras año. A veces, consideraba que ya no podía hacerlo, pero cuando pensaba que mis hijos crecerían rápido y que mi esposa dependía de mí, no podía escribir la solicitud para licenciarme. Ya que tenía la responsabilidad de mantener a mi familia de forma estable, desaparecía mi deseo de salir de la milicia y de experimentar un nuevo mundo.

Han pasado treinta años. Por esos años que nunca fueron cortos, atravesé muchos momentos peligrosos, sintiendo la amenaza de la vida, y a veces tenía que vivir lejos de mi familia cuando me transferían a otra unidad. Aunque intentaba dar lo mejor de mí en todo, en retrospectiva, me faltaba mucho como soldado y como padre, independientemente de mi intención. Así que no puedo dejar de dar gracias a Dios Elohim por haber protegido a mi amada familia y a mí, incluso desde cuando no sabía la verdad hasta ahora.

La persona que asistió primero a la Iglesia de Dios fue mi cuñada. Aunque enseñó la Biblia a mi esposa, ella no cambió de idea y se alejó de su hermana. Sin embargo, un día mi esposa cambió de opinión y comenzó a asistir a la Iglesia de Dios. Antes, ella trataba de encontrar la verdad, estudiando el cristianismo y el budismo, pero quedó decepcionada de ambos y finalmente abandonó su fe. Me preguntaba qué la había vuelto repentinamente religiosa.

Yo nunca quise volver a la iglesia. Había asistido a una iglesia protestante hasta cuando estaba en la escuela. Pero al observar conflictos y disputas entre los creyentes y muchas acciones egoístas e irrazonables, llegué a la conclusión de que Dios no existía y que no había iglesia que creyera en Él adecuadamente.

Mi esposa nunca se rindió y me habló las palabras de la Biblia. Le dije: “¡Todas las iglesias son iguales!”, y resoplé. No estuvimos de acuerdo en la iglesia durante cinco años, y pensé que debíamos detener eso. Cuando me pidió que aprendiera la Biblia correctamente y juzgara, la amenacé: “Yo mismo lo confirmaré. ¡Si hay algo malo, tampoco podrás ir allá!”.

No conocía la Biblia, pero realmente discutí sobre muchas cosas, diciendo: “¿Dónde está eso en la Biblia?”, o: “Su Biblia es diferente”. Aunque actué de manera perversa e intolerante, los miembros de la iglesia siempre me respondían con una sonrisa. La base de la respuesta era siempre la Biblia. Aunque traté de encontrar algún error, me quedé sin palabras porque solo me respondían con la Biblia. Después de tres meses de estudio bíblico, llegué a la conclusión de que “Dios existe. Ellos son mi Padre y mi Madre. Ellos solo habitan en la Iglesia de Dios”.

Después de convertirme en hijo de Dios, guardé los cultos regularmente. Como había vivido como soldado durante toda mi vida, ya que había aceptado a Dios, no podía llevar una vida de la fe ociosa. Los soldados viven y mueren en obediencia a las órdenes. ¿Por qué razón los soldados rompen el hielo en un frío intenso y saltan en el agua? ¿Por qué caminamos durante muchos días con accesorios militares tan pesados? Es por la orden. Incluso en una situación en la que lluevan balas de todas partes, si se nos da la orden de “avanzar”, debemos avanzar sin importar lo que pase.

Por eso comencé a predicar la palabra de Dios. No sabía muchas palabras, pero no tenía sentido desobedecer la orden de Dios: “Prediquen el evangelio a tiempo y fuera de tiempo”. Prediqué diligentemente la verdad a mis colegas cuanto sabía. A los soldados que mostraban interés, sabiendo que asisto a la iglesia, presenté nuestra iglesia y entregué las palabras de la Biblia en mi tiempo libre después del trabajo.

La mayoría de ellos perdían el interés fácilmente o no aceptaban las palabras con sinceridad. Pero ya que la Biblia dice: “Mis ovejas oyen mi voz”, los hijos de Dios prestaban atención a sus palabras. Aunque les sugería que vinieran a nuestra iglesia y escucharan con más detalle después de mi escasa explicación, algunos de ellos me seguían voluntariamente. Una vez que llegaban a Sion, los estaban esperando muchos miembros que podían agregar una explicación satisfactoria a mi pobre enseñanza. Al ver a los miembros transmitir la verdad en detalle como si lo hicieran con su propia familia, podía sentir profundamente que Dios es amor y que somos hijos del amor. Cuando nos esforzábamos por salvar un alma más con un solo corazón, Dios nos permitía constantemente sentir la alegría de llevar fruto.

Había un suboficial que a menudo escuchaba mi predicación del sermón incluso antes de que fuera nombrado. Cuando llegó a nuestra unidad como aprendiz, conoció la Biblia por primera vez. Cuando lo pusieron en nuestra unidad, pudo aprender más sobre la voluntad de Dios y finalmente recibió la verdad.

Probablemente el hermano no tuvo tiempo para adaptarse a su nueva vida y a las diversas reglas, pero guardaba los cultos regularmente. Cada vez que veía al hermano venir a Sion, después de trabajar duro hiciera frío o calor, y sonreír alegremente, recibiendo el cálido amor de los miembros, yo también sonreía.

Ahora que lo pienso, me río mucho mientras cumplo la misión del evangelio después de recibir la verdad. Antes, solía ser duro con las palabras y acciones para no perder ante nadie y tenía un temperamento fuerte. No sabía qué tan malo y rudo eran mi carácter, palabras y acciones. Después de reflexionar a través de las enseñanzas de la Biblia, pude darme cuenta de mi vergonzosa forma de ser.

En lo que respecta no solo a mis palabras, sino también a mis acciones como parte de la obra del evangelio, me esforzaba por practicar los ejemplos y enseñanzas de Dios como el amor, la humildad, el sacrificio, la consideración y la perseverancia. Mientras tanto, mi carácter se volvió tan gentil que la gente a mi alrededor podía sentirlo. Mientras se repite el proceso de entender a cada persona que ha vivido en diferentes circunstancias con diferentes formas de pensar, a fin de entregar la voluntad de Dios, llegué a comprender su corazón y su situación, al menos un poco. Después de que mi hijo se alistó en el ejército, los subordinados y otros soldados se veían diferentes para mí. La mayor parte de los suboficiales ahora y los soldados asignados a mi unidad son tan jóvenes como mi hijo. Ya que todos se ven adorables como mi hijo, aunque alguno cometiera un error, lo consolaba en vez de reprenderlo. Lo están haciendo lo suficientemente bien en la edad en la que son tan enérgicos que podría ser difícil para ellos unirse a la unidad.

Presto más atención a los soldados que están atravesando dificultades. Parece que han llevado una vida feliz con sus padres, pero inesperadamente muchos de ellos se unieron al ejército con historias desgarradoras. Algunos enfrentan dificultades, teniendo una vida de grupo, lejos de su familia por primera vez. Con esos miembros me esfuerzo más por hacerles conocer la verdad. Es debido a que el servicio militar que simplemente sería difícil, podría ser la única oportunidad para descubrir el verdadero sentido de la vida y una nueva esperanza.

Estoy más ocupado en el año nuevo. Es porque he planeado refinar cada vez más mi temperamento para participar en la naturaleza divina, y entregar las palabras con mayor diligencia en la unidad para que todos a mi alrededor puedan escuchar la palabra de Dios. Ya no lo pospondré. Ahora, solo me quedan algunos años para jubilarme. No soy tan fuerte como antes, y el trabajo aumenta, así que a menudo deseo retirarme pronto y descansar. Probablemente debido a esto, el Padre celestial viene a mi mente con más frecuencia en estos días. La vida del Padre para el evangelio debe de haber sido una continuación de soportar, sufrir y tolerar, lleno de sacrificios. Pero el Padre no se rindió en absoluto porque solo se preocupaba por sus hijos. La Madre también está soportando un sacrificio indescriptible incluso hasta ahora porque sus hijos e hijas lo son todo en su vida.

Como hijo que recibió la vida a través del ilimitado amor y sacrificio del Padre y la Madre, y como soldado del evangelio, que obedece absolutamente las órdenes de Dios, recorreré este camino hasta el final. “¡Encuentren todas las almas perdidas!” Esta es una orden estricta de Dios, el Comandante, y una sincera petición de nuestro Padre y nuestra Madre que perdieron a sus hijos. Nunca renunciaré hasta que completemos esta petición y declaremos la noticia del triunfo del evangelio.