WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Piense antes de hablar

Lo que dice no se puede revertir, aunque se arrepienta. Antes de hablar, tómese un tiempo para filtrar, editar y omitir sus palabras.

447 Vistas
FacebookTwitterEmailLineKakaoSMS

Existe un refrán: “Preste más atención a las palabras que salen de su propia boca, que a las que salen de la boca de los demás”. Así, hay muchas frases sobre la importancia de las palabras en todos los países donde se utiliza el lenguaje como medio de comunicación. Las palabras son la mejor herramienta para intercambiar pensamientos e información. Pero por otro lado, las palabras también pueden herir los sentimientos de los demás y causar malentendidos y disputas; los seres humanos han aprendido esta lección a través de sus experiencias acumuladas durante mucho tiempo, aunque sus idiomas son diferentes.

La conversación es comunicación interactiva. Significa que hay un hablante y un oyente. Cuando nos lanzamos una pelota, esta puede ir en una dirección totalmente diferente a la prevista. Lo mismo ocurre con lo que hablamos. Dado que la situación, la forma de pensar y el conjunto de valores de cada persona son diferentes, la intención del interlocutor a veces se transmite de forma equivocada, y alguien puede sentirse incómodo, aunque sepa que la otra persona no tenía malas intenciones. Del mismo modo, lo que causa que alguien se sienta incómodo, al margen de la intención de uno, y hace que este último se arrepienta, es un lapsus al hablar.

Una vez que se dice una palabra, no se puede recuperar, como una pelota lanzada, por lo que debemos practicar, preguntándonos y pensando, antes de dejar salir las palabras. Entonces, ¿cuáles son las cosas en las que debemos pensar antes de hablar? La respuesta está en la palabra pensar. Aprendamos cinco puntos a tener en cuenta para una conversación agradable a través de las cinco letras de la palabra en inglés THINK (PENSAR).

True
¿Es verdad?

Cuando se trata de palabras que no son ciertas, la gente suele pensar en mentiras, comentarios exagerados, chismes, noticias falsas, etc. Sin embargo, se puede hablar lo que no es cierto, aunque no tenga la intención de mentir. Son las palabras que han sido generalizadas o distorsionadas, o interpretadas y juzgadas en base a prejuicios personales.

Si transmite a una persona su pensamiento subjetivo sin filtrarlo, creyendo que es cierto, podría engañarla involuntariamente. Supongamos que afirma: “Fui de viaje y le pregunté a alguien por una dirección, pero se marchó, diciendo que estaba ocupado. Todos en ese país son descorteses”. El hecho es que la persona a quien le preguntó por una dirección se marchó diciendo que estaba ocupado. No se puede asegurar que todos en ese país sean descorteses; si es así, está cometiendo un error al generalizar a toda la gente de ese país con una o dos experiencias. Si desea expresar sus emociones sin cometer este error, debe usar una “declaración en primera persona” diciendo: “Sentí que la gente de ese lugar era poco amable”.

Si habla como si lo que cree fuera cierto, siempre hay víctimas. Una vez asentado, el pensamiento no cambia fácilmente. Por esta razón, un pensamiento asentado podría ser una causa de conflicto, y la gente se ve envuelta en él, sin conocer la raíz del problema. Para evitar esto, debe distinguir un hecho de una interpretación (juicio), y ser consciente de que sus juicios e interpretaciones pueden estar equivocados.

Helpful
¿Es útil?

A veces, lo que se dice a alguien con la intención de ayudarlo causa problemas. Dar un consejo, señalar errores, interferir y entrometerse podría causar problemas. Si intenta cambiar el pensamiento o el comportamiento de alguien, aunque esa persona ni siquiera le pidió ayuda, no será efectivo, aunque lo diga con una buena intención, pensando que necesita escucharlo.

En el juego de go, los espectadores a veces interfieren y dan pistas. Debido a que existe una diferencia en el punto de vista entre los jugadores y los espectadores que están viendo el juego, a veces un espectador encuentra algo que el jugador no ve. De esta manera, en ocasiones la tercera persona ve algo que la otra no percibe. Sin embargo, si lo dice bruscamente, el oyente siente que sus habilidades no son reconocidas y tiene la sensación de que le está diciendo que es mejor que él. Esto hace que se muestre a la defensiva en lugar de ser ayudado.

Lo mismo se aplica a las situaciones en las que lo que expresa es información fáctica. Supongamos que está disfrutando de una comida, pero su hermano le dice: “Debe contener muchos condimentos químicos”; o está emocionado porque compró algo barato, pero su hermano le asegura: “Eso no es barato. Conozco una tienda donde lo venden aún más barato”. Se sentirá desconcertado. Por tal razón, debe ser considerado con respecto a cómo se sentirá la otra persona, aunque lo que desee transmitirle sea información útil y provechosa.

Inspiring
¿Es inspirador?

Si realmente desea ayudar a alguien a quien aprecia y ama, con la esperanza de que mejore, no debe hacerle comentarios desagradables, sino elegir otras formas: elogios, ánimos, reconocimientos o vítores.

Del mismo modo como los atletas suelen lograr un buen resultado cuando reciben el aplauso de la audiencia, necesitamos confianza y valor para lograr algo mejor. Los elogios y el aliento dan energía positiva y provocan el deseo de superarnos, inspirándonos a mostrar nuestro potencial. Así como es difícil para las personas descubrir sus carencias, tampoco reconocen sus fortalezas con mucha frecuencia. Sin embargo, si alguien les dice cuáles son sus puntos fuertes, sentirán una gran alegría. Si reconoce a los demás cuando hacen algo asombroso, ya sea grande o pequeño, o cuando se esfuerzan, aunque no logren nada, podrán mantenerse firmes incluso en situaciones estresantes.

Entre personas que se tienen una gran confianza con la convicción de que están del mismo lado, aceptan incluso consejos amargos. Así como le apetece probar una medicina amarga si se la dan con un caramelo dulce, si está convencido de que quien le aconseja es alguien que lo ama y apoya, puede aceptar hasta palabras desagradables de esa persona.

Si confía en ellos, espérelos y anímelos con palabras positivas, y los conflictos y la discordia desaparecerán. Encontrar las fortalezas de los demás a través de una observación atenta y expresarlas con palabras es la mejor manera de mostrar su afecto.

Necessary
¿Es necesario?

Una buena forma de tener una conversación agradable es encontrar intereses comunes, pero lo que es aún más importante es evitar temas innecesarios. Algo de lo que alguien no siente curiosidad o no tiene relación con ellos es algo de lo que no es necesario hablar. Además, jactarse de uno mismo, compararse con otra persona o hablar de algo que otros quieren ocultar es un tema del que es mejor no hablar.

Para ser honesto, no necesita revelar todo lo que está en su corazón o contar todo lo que vio y escuchó. Por ejemplo, si le dice a alguien que fue despedido: “Ahora está desempleado”, no es información falsa, pero no es necesaria. Además, si escucha algo sobre alguien de un tercero, no debe decírselo a dicha persona antes de que la tercera persona lo mencione primero. Aunque lo que quisiera decir fuera cierto, primero debe pensar: “¿Le resultará útil?”. Si lo hace, será fácil filtrar lo que no es necesario.

Si algo no es necesario, pero puede ser tema de una conversación agradable sin perjudicar a nadie, ayudará a mejorar la relación entre ellos. No obstante, si es algo que podría causar una disputa y crear un ambiente desagradable, es mejor no decirlo, aunque desee hacerlo.

Kind
¿Es amable?

Aunque lo que está a punto de decir sea cierto, útil, inspirador y necesario, es inútil si no tiene esto. Es la forma suave de hablar con una sonrisa gentil, es decir, la amabilidad. Por muy acertado que sea su mensaje, si lo dice bruscamente, la buena intención del mensaje se transmitirá distorsionada. Si los demás se sienten heridos a pesar de que no tuvo una mala intención, la causa podría ser su forma de hablar.

Cuando las personas se sienten molestas o deprimidas, es difícil ocultar sus sentimientos al hablar. Si no le agrada la forma en que habla su interlocutor, puede levantar la voz o perder la sonrisa, aunque comenzó sonriendo. Por lo tanto, debe controlar sus sentimientos negativos, como la ira e irritación, para mantener una buena relación con los demás.

Una actitud amistosa reduce el riesgo de causar un gran problema, aunque cada uno tenga una opinión diferente. Si una persona se deja llevar por su amabilidad, tendrá ganas de seguir su voluntad en lugar de insistir en su propia opinión. Sin embargo, si dice algo de manera contundente y áspera, es posible que lo sigan, pero sus corazones estarán lejos de usted.

Si la comida se prepara cuidadosamente, se ve más apetecible y deliciosa cuando se pone en un buen recipiente. Lo mismo ocurre con la expresión de sus pensamientos en palabras. Las palabras pronunciadas con suavidad y con una sonrisa amable agradan al oyente; tales palabras no solo crean una atmósfera amistosa, sino que también generan confianza entre ellos y desarrollan su relación.

“Las palabras amables abrirán una puerta de hierro”. Proverbio turco

“Las palabras amables valen mucho y cuestan poco”. Proverbio británico

“Una palabra amable puede cambiarle el día a alguien”. Anónimo

De hecho, es imposible no equivocarnos cuando hablamos, en la medida en que usamos el lenguaje. Sin embargo, puede reducir muchos errores con solo tener en cuenta cómo sonarán sus palabras para el oyente y cómo puede expresarse de una manera más agradable, antes de hablar. Si sigue aprendiendo a través de las experiencias y se esfuerza, podrá disminuir los errores al hablar.

Aunque no puede retractarse de lo que ya ha dicho, se producirá un resultado diferente dependiendo de cómo lo maneje. Cuando hiera los sentimientos de alguien con lo que dice, aunque no haya sido su intención, reconozca su error y discúlpese en lugar de racionalizarlo con la excusa de que no lo dijo en serio o de culpar al otro por molestarse por algo trivial como eso. De esta manera, puede evitar altercados. Por otro lado, si le incomodó lo que alguien dijo, olvídelo pensando: “Estoy seguro de que no fue en serio”, si sabe que no tenía malas intenciones. Así, pueden apreciar su generosidad por sus errores y sentir gratitud y afecto durante mucho tiempo. Hablar con cuidado y escuchar bien, centrándose en la comprensión, es la base para construir una buena relación.