WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

febrero 13, 2020

¡Bien hecho!

Choi Seok-hui, desde Seongnam, Corea

FacebookTwitterEmailLineKakaoSMS

Una madre subió al ascensor con un cochecito. El cabello del niño sentado en el cochecito era radiante y llamativo. Entonces noté una marca en su muñeca. Era como un sello de “bien hecho”.

“Hola. ¿Qué tienes en la muñeca?”

Le pregunté por curiosidad y su madre respondió en su lugar:

“Es un sello que recibió en su guardería. Cuando intenté quitarlo mientras lo bañaba, lloró mucho, así que no pude lavarlo. Por eso se quedó la marca.”

Sonreí imaginándome lo ansioso que se habría puesto por el lavado del sello mientras su madre lo bañaba. Me recordó un dicho: “Hasta las ballenas bailan cuando las elogian”. Los animales también bailan de alegría cuando son alabados. ¡Cuánto más se alegrarán las personas!

Me examiné: ¿cuántas veces elogio a mi familia cada día? Lamenté no haber elogiado a las personas que me rodeaban, aunque no cuesta nada y no es tan difícil.

Incluso mientras disfrutaba de la comida que mi esposa había preparado para mí, a menudo la comía sin decir nada. Mi mejor cumplido no fue más que “está bueno”. Cuando mi esposa prepara un manjar, se preocupa mucho por mi hora de regreso. Ahora que lo pienso, ella podría haber esperado un elogio de mi parte sobre su comida. Ahora me siento apenado por ella.

Una vez más, me di cuenta de que, para mantener el amor entre marido y mujer, o entre padres e hijos, debemos decir una palabra de elogio en lugar de consejos y advertencias. En el futuro, elogiaré con frecuencia a mi esposa y a mis seres queridos que me rodean. Estoy practicando qué decirle a mi esposa en la cena de esta noche.

“¡Cariño, eres una cocinera fantástica! ¡Esto está muy rico!”

FacebookTwitterEmailLineKakaoSMS