WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

abril 7, 2020

La Pascua, el pacto de vida, alumbra más brillantemente en medio de los desastres

Los miembros de la Iglesia de Dios en 175 países tuvieron el culto en línea en sus hogares

FacebookTwitterEmailLineKakaoSMS

Dios es sincero y su pacto es inmutable. Mientras el mundo entero estaba en caos debido a la pandemia de la COVID-19, se acercaba la Pascua. La Pascua, que contiene la promesa del perdón de pecados de Dios, la salvación y la vida eterna, se pidió con más desesperación que antes, a medida que todos los días se incrementaba el número de casos y muertes confirmados y se tomaban medidas de paralización y confinamiento para prevenir la propagación de la epidemia en cada rincón del mundo.

La Gran Asamblea de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial anunció los cultos en línea para que los miembros de la iglesia pudieran guardar la Pascua en sus casas, y produjo y publicó los vídeos de culto en línea en cincuenta idiomas. La noche del 7 de abril (decimocuarto día del primer mes según el calendario sagrado), los miembros de la Iglesia de Dios en 175 países en todo el mundo que habían esperado ansiosamente la Pascua, la guardaron sagradamente, principalmente en sus hogares, a través del culto en línea, con excepción de los pocos países donde la COVID-19 no se extendió. Fue seguida por la Fiesta de los Panes sin Levadura el día 8 y el Día de Resurrección el 12 del mismo mes, mediante el culto en línea, para recordar el sacrificio de Cristo y el significado de la resurrección.

La Pascua es el pacto de vida que Dios dio a todas las personas para su salvación. Hace 3500 años, se infligieron nueve plagas en Egipto, donde los israelitas eran esclavizados. El agua se convirtió en sangre, la tierra se infestó de ranas, moscas y piojos, el ganado y las personas fueron golpeados por la peste, cayó granizo, se extendieron enjambres de langostas por el campo, y una oscuridad total cubrió el cielo. Por último, a medida que se aproximaba la inconmensurable plaga en la que morían tanto el primogénito de cada hogar como el primogénito del ganado, Dios le dijo a Moisés: “Sacrifica corderos y coloca la sangre en los dos postes y en el dintel de las puertas de cada casa. Y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto”. Según lo prometido, al anochecer del decimocuarto día del primer mes según el calendario sagrado, los egipcios no pudieron escapar de la plaga y perdieron a todos sus primogénitos. Sin embargo, la plaga pasó por encima de las casas de Israel que estaban marcadas con la sangre del cordero, y los israelitas fueron emancipados a través de este incidente. Este día se llama la Pascua. Y como su nombre indica, la Pascua significa que “los desastres pasan por encima de nosotros”. Dios ordenó establecerla como fiesta solemne para Jehová durante sus generaciones, para que la celebraran por estatuto perpetuo (Éx. 7-12).

Según el Nuevo Testamento, Jesús guardó la Pascua con sus discípulos la noche anterior a su crucifixión hace dos mil años. Él dio el pan y el vino a sus discípulos, diciendo: “Esto es mi cuerpo, y esto es mi sangre para la remisión de los pecados”, y explicó que eran el nuevo pacto. Hizo que sus discípulos comieran el pan y bebieran el vino de la Pascua que representan su carne y su sangre porque deseaba ansiosamente que recibieran la vida eterna y la salvación a través de su preciosa sangre (Mt. 26:17-28, Lc. 22:7-20, Jn. 6:53-58).

La Biblia testifica que muchos más desastres caerán en la tierra en esta época y que el sello de Dios, a través del cual uno puede ser protegido de los desastres, será puesto en el pueblo de Dios. Ya sea hace 3500 o hace dos mil años, Dios siempre coloca su sello de salvación sobre su pueblo a través de la Pascua.

Los miembros de la Iglesia de Dios, que aprecian el significado de la Pascua, realizaron la ceremonia del lavado de pies y guardaron la Pascua, siguiendo el ejemplo y la voluntad de Jesús. Los miembros que participaron en la carne y la sangre de Cristo comiendo el pan y bebiendo el vino de la Pascua, agradecieron profundamente a Dios por establecer el pacto de vida a través de su gran sacrificio en la cruz.

Solamente la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial guarda la Pascua del nuevo pacto conforme a la enseñanza de Jesús. Los miembros oraron con un mismo corazón para que las bendiciones y la salvación de Dios se derramen sobre las personas que sufren por la COVID-19, y tomaron la determinación de predicar el nuevo pacto de vida a muchas más personas y entregar la verdadera voluntad y el amor de Dios contenidos en la Pascua.

FacebookTwitterEmailLineKakaoSMS