WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Con tal que acabe mi ministerio para dar testimonio del evangelio

Hechos 20

1138 Vistas
FacebookTwitterEmailLineKakaoSMS

El apóstol Pablo pasó por Corinto, Éfeso, Macedonia, Grecia, Troas, Asón y Mitilene, y llegó a Mileto. Predicando el evangelio en diversas regiones, Pablo enfrentó muchas amenazas y persecuciones de los blasfemadores dondequiera que iba. Incluso muchas veces tuvo experiencias cercanas a la muerte.

Ahora es el momento de volver a Jerusalén después de un largo viaje. Él no sabe cuántas pruebas le esperan allí.

Pablo dice a los ancianos que han venido de Éfeso:

“El Espíritu Santo me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones. Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.”

Al decir esto, Pablo se pone de rodillas y ora. Entonces hay un gran llanto de todos y lo despiden.

Él recibió cinco veces cuarenta azotes menos uno, tres veces fue azotado con varas; una noche y un día estuvo como náufrago en alta mar; en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez. La obra del evangelio fue sufrida para Pablo. Sin embargo, él no se detuvo ni retrocedió, porque creía firmemente que las eternas bendiciones del cielo y la corona de justicia lo esperaban al final del camino del sufrimiento (2 Co. 11:23-28, 2 Ti. 4:7-8).

El camino del evangelio que ahora estamos recorriendo es el camino que el apóstol Pablo recorrió hace dos mil años y el mismo que Jesús atravesó antes de él. Aunque pasemos un momento difícil y doloroso, no olvidemos que cuando venzamos las pruebas momentáneas y completemos nuestra misión, el eterno reino de los cielos se extenderá ante nosotros.