WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Cuando nosotros, que somos diferentes, estamos unidos

Lee Hye-gyeong, desde Seúl, Corea

344 Vistas

Solté un suspiro cuando abrí la puerta del refrigerador. Había hojas de sésamo y un poco de brotes de soja, que sobraron después de que preparé fideos picantes; algunas zanahorias y vegetales bebé, que sobraron de cuando preparé bibimbap; y un poco de perejil, hierba ojo de buey y una col. Un poco de toda clase de verduras que sobraron estaban ocupando espacio en un lado del refrigerador.

Después de preguntarme cómo podía utilizar esos ingredientes que se echarían a perder si los dejaba en el refrigerador por más tiempo, decidí preparar buchimgae (panqueques coreanos). Era un menú perfecto para el clima, porque estaba lloviznando. Hay muchos tipos de buchimgae, como buchimgae de cebollino, buchimgae de kimchi, buchimgae de col, buchimgae de patata y buchimgae de cebolleta. Sin embargo, esta vez era diferente.

“La hierba ojo de buey sabe amarga, y las hojas de sésamo tienen un aroma fuerte. ¿Sabrán bien juntas? Las zanahorias tienen un sabor único y los brotes de soja son dulces. ¿Combinarán bien? ¿Y el perejil y la col?”

Estaba preocupada porque los aromas, los sabores y las formas de las verduras eran todos diferentes, pero no me quedó más remedio que utilizar todos los ingredientes mientras seguían frescos.

Primero, saqué todas las verduras del refrigerador y las lavé una vez más. Luego, comencé a “humillarlas”; a la fuerte col, la blanqueé en agua hirviendo y la mariné; quité los fuertes tallos del perejil y dejé solo las hojas frescas; corté menudamente la hierba ojo de buey y las hojas de sésamo que tienen aromas fuertes, y las dejé en agua; y luego corté los brotes de soja en un tamaño apropiado.

Reuní los ingredientes bien preparados, agregué agua helada, harina, mezcla para panqueques, pimientos y huevos. Cuando los mezclé, la masa colorida se veía muy bien. Esperando que el refrán: “Lo que se ve bien también sabe bien” se aplicara a mi buchimgae, lo preparé con todo el esfuerzo posible. ¿Cuál creen que fue el resultado?

Fue más de lo que esperaba. La hierba ojo de buey elevó la calidad del buchimgae, y las hojas de sésamo y el perejil le agregaron un buen aroma. Los brotes de soja aportaron un sabor dulce y refrescante, y la col lo hizo más crujiente. Y las demás verduras y las zanahorias le agregaron bonitos colores. A diferencia de mi preocupación, se preparó un buchimgae de alta calidad. Las personas que lo probaron me mostraron su aprobación, diciendo que tenía un muy buen sabor que nunca antes habían probado.

Todos esos diferentes ingredientes que no parecían que combinarían bien, se mezclaron y nacieron como un plato delicioso. Con esto pensé que el principio de la asombrosa obra del evangelio que se está realizando en nuestra Iglesia de Dios es así. Antes de conocer a Dios, vivíamos con diferentes personalidades. Sin embargo, ya que nos reunimos en Sion, controlamos nuestro temperamento, nos humillamos, y nos unimos unos con otros en la palabra de Dios. Creo que es así como se obtienen estos resultados de gracia.

Continuaré mejorando mis puntos débiles a través de la palabra, y estaré más unida con los hermanos y hermanas. De esa manera, haré mi mejor esfuerzo por difundir las nuevas de salvación a toda la humanidad.