WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Comprendiendo el amor de Dios

Kang Yeon-suk, desde Incheon, Corea

265 Vistas

Fue cuando mi hermana asistía a una iglesia protestante. Un día, regresó a casa con moretones en todo el cuerpo. Impactada, le pregunté qué había sucedido. Ella me explicó que tenía moretones por un ritual religioso de la iglesia.

“¿Cómo puede ser correcta una iglesia que lastima a los miembros? ¡Estoy segura de que Dios no existe!”

Llegué a desconfiar de la iglesia y concluí que Dios no existe. Y mi hermana también dejó de asistir a la iglesia.

Pasó el tiempo, y mi hermana comenzó a asistir a otra iglesia llamada Iglesia de Dios. No podía entender en lo más mínimo por qué volvería a asistir a una iglesia después de haber tenido esa horrible experiencia, y rechacé firmemente su invitación a la iglesia.

Mi hermana conducía diligentemente su vida de la fe. Debido a mis malos recuerdos del pasado, estaba pendiente de ella, pero se veía alegre y feliz. Parecía estar cómoda, y también era considerada con otras personas. De alguna manera, sentí que la Iglesia de Dios era diferente de otras iglesias. Envidiaba su felicidad. Entonces también me convertí en hija de Dios, desechando mi terquedad.

Sin embargo, nunca llegué a ser como mi hermana. Aunque pasé diez años en la verdad, mi fe se mantuvo igual. Otros miembros decían que el sermón estaba lleno de gracia, pero yo no podía sentir nada. Aunque la verdad era correcta, y los miembros de la iglesia eran rectos, me faltaba algo.

Cuando mi esposo fue transferido a una oficina en la India, mi vida de la fe ciega alcanzó un momento crucial. Me tomaba más de dos horas llegar a la iglesia desde mi casa, y era imposible comunicarme con los miembros locales debido a la barrera del idioma. Todo era difícil. En un ambiente desconocido, oré a Dios por ayuda, e involuntariamente comencé a derramar lágrimas. Fue un sentimiento que nunca antes había tenido; era evidente que nunca antes había confiado tanto en Dios.

Posteriormente, escuchaba los sermones cada vez que tenía tiempo. En Corea, solía considerar los sermones solo como conocimiento, pero las palabras de Dios se grabaron gradualmente en mi corazón. Los versículos bíblicos como: “Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo” (Jn. 5:17), y: “Por vuestras rebeliones fue repudiada vuestra madre” (Is. 50:1), emocionaron profundamente mi corazón. Me sentí avergonzada ante el Padre y la Madre que tuvieron que venir a la tierra debido a mis pecados, y todavía están trabajando para mi salvación hasta hoy. Descubrí por qué mi corazón se había sentido vacío. Era porque no tenía el amor de Dios en mí.

Al regresar a Corea, hice la resolución de pasar el resto de mi vida caminando con Dios y empecé a predicar el evangelio, que es lo que más complace a Dios. Al predicar el evangelio, pude sentir más profundamente el amor de Dios de salvar a la humanidad que está camino a la muerte sin conocer la verdad. Y quería entregar el amor de Dios a mi esposo más que a nadie.

Él había pasado momentos difíciles en la India. Trabajaba incluso sin vacaciones y estaba agotado todo el tiempo. Un día, se desmayó por la fatiga. Esperaba que fuera consolado con el amor de Dios, pero no abrió fácilmente su corazón. Tal como pasó antes, negó firmemente la existencia de Dios. Pero no podía rendirme con él. Al igual que mi corazón endurecido se ablandó con el amor de Dios, creía firmemente que su corazón también se abriría. Cuando finalmente fue llevado a los brazos de Dios, mi corazón palpitó y grité decenas de veces: “Padre y Madre, gracias”.

Al contemplar mi pasado, veo que Dios me ha dado abundantes bendiciones desde que comprendí su amor desde mi corazón. Dios me ha bendecido constantemente con frutos y me permitió servir como miembro del coro. Realmente doy gracias a Dios Elohim por su paciencia y sincero amor. Continuaré entregando el amor que he recibido, a las almas que necesitan consuelo desesperadamente.