WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

La última oportunidad

Kim Shin-hyeong, desde Gwangju, Corea

359 Vistas

Gurye, ubicado entre el monte Jirisan y el río Seomjingang, es famoso por los caquis. Sin embargo, un terraplén a lo largo del río Seomjingang se derrumbó debido a las lluvias monzónicas, y los campos de caqui se vieron gravemente afectados. Los esfuerzos de restauración tuvieron que hacerse rápidamente para salvar los árboles de caqui y cosechar los frutos restantes, pero debido a las sucesivas olas de calor, fue difícil para los agricultores ancianos trabajar muchas horas.

Con los miembros del Grupo de Jóvenes Trabajadores Voluntarios de la Iglesia de Dios (ASEZ WAO) visité Gurye para ayudar a los agricultores en dificultades. El jefe del pueblo nos dio la bienvenida, agradeciéndonos por visitarlos a pesar del calor.

En el enorme campo, casi todos los árboles habían caído. Parecía que tomaría un tiempo considerable restaurar todo por completo. No era algo que los agricultores pudieran hacer solos. También había indicios de que el anciano propietario de un campo había intentado salvar los árboles de alguna manera, pero luego se fue.

Incluso después de sufrir una fuerte inundación, algunos árboles estaban produciendo grandes caquis verdes. Un agricultor dijo: “Este trabajo de restauración es la última oportunidad para la próxima cosecha”. Sus palabras hicieron eco en nuestra mente, nos remangamos y comenzamos el trabajo, con la esperanza de que los caquis de los árboles maduraran y se cosecharan bien.

Dividimos el trabajo. Algunos lograron cortar ramas podridas y las que estaban muy dobladas y no podían enderezarse, otros eliminaron desechos flotantes y barro de las ramas apenas vivas, y algunos pusieron en bolsas los desperdicios grandes y pequeños que se habían arrastrado al campo y los llevaron fuera.

Incluso jóvenes como nosotros sudaban a cántaros en el clima caluroso, y uno de los propietarios del campo trabajaba junto con nosotros sin descanso. Nos preocupamos por él, así que le sugerimos que se tomara un descanso. Pero nos agradeció diciendo: “¿Cómo puedo descansar cuando ustedes, los voluntarios, trabajan tan duro con la ropa cubierta de barro, cargando pesados rollos de vinilo ​​y mangueras?”.

Para ser honesto, si los miembros de mi familia de Sion no hubieran trabajado en conjunto, no habría podido completar este trabajo bajo el sol abrasador. Aunque estábamos agotados, no queríamos afectar negativamente a los demás, por lo que nos animábamos mutuamente con palabras reflexivas y alentadoras. Fue conmovedor que todos trabajaran juntos con sonrisas y con el compromiso de ayudar a los agricultores afectados.

Espero que los caquis maduren bien el próximo otoño en el campo restaurado con nuestra unidad y cuidado, y reconforten los corazones de los ancianos.