WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

¡Servicio voluntario! Los miembros militares también se unen

Ye Ji-hun, desde Incheon, Corea

359 Vistas

En la Sion de Cheolwon, que está cerca de la base en la que estoy destinado, hay muchos hermanos militares que vienen a guardar el Día de Reposo con el permiso de sus bases. No puedo sentirme más feliz y más agradecido de encontrarme con los miembros de la familia de Sion que no he visto en una semana, guardando juntos los cultos y compartiendo fragancias de Sion.

Dios siempre fortalece nuestra fe con las palabras del agua de la vida todas las semanas y construye nuestro amor fraternal. Un día, comenzamos a preguntarnos qué podríamos hacer para retribuir la gracia de Dios y ayudar a la ciudad de Cheolwon donde vivimos. Luego decidimos limpiar el área circundante del arroyo Daegyo, que atraviesa Cheolwon. En un feriado, dieciocho hermanos militares llevamos a cabo la limpieza junto con los miembros de Sion, lo cual fue un evento muy significativo.

Antes, cada vez que pasábamos por el arroyo, parecía que mantenía una saludable apariencia natural; pero cuando lo miramos de cerca, estaba lleno de neumáticos viejos, desperdicios de comida y todo tipo de desechos. Hacía frío fuera y había un hedor por todas partes, pero recogimos la basura y eliminamos los desperdicios con buenos corazones y sonrisas. Uno de mis camaradas, que se enteró de la limpieza y se unió a nosotros, dijo con alegría: “No me había unido al servicio voluntario en mucho tiempo. Se siente genial”.

Mientras todos trabajaban en equipo, la basura llenó unas veinte bolsas de basura de 50 litros en muy poco tiempo. También se recolectó una gran cantidad de desechos que no se pudieron poner en bolsas de basura. Realmente pude sentir el poder de la unidad.

En el camino de regreso a la base, sintiéndome renovado, eché un vistazo al arroyo Daegyo; se veía más limpio y más hermoso que antes. Este Día de Reposo, reflexionaré con los hermanos para descubrir cómo mostrar la gloria de Dios la próxima vez.