WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

En un día lluvioso

Choi Jae-jeong, desde Gunpo, Corea

782 Vistas

No me gustan los días lluviosos. El clima sombrío me hace sentir abatido, y también hace que mi ropa y mis zapatos se mojen. Otra razón por la que no me gustan los días lluviosos es que mis articulaciones predicen la lluvia con más exactitud que el centro meteorológico, ya que sufro de neuralgia.

Pero a veces camino en la lluvia con una sonrisa sarcástica. Fui a la escuela en un pequeño pueblo rural durante los dos primeros años de la escuela primaria. Mi casa estaba ubicada en el centro de la ciudad, y la escuela estaba tan cerca de mi casa que a veces desde el campo deportivo de la escuela podía ver a mi mamá tendiendo la ropa en la terraza. En ese entonces, muchos estudiantes tenían que caminar durante treinta minutos o incluso una hora hasta la escuela. En comparación con ellos, yo estaba en muy buenas condiciones.

Un día, estaba caminando por el campo deportivo de la escuela hacia la casa en contra del fuerte viento y las gruesas gotas de lluvia. Yo era pequeña, por eso la gente solía decir que mi mochila caminaba conmigo a la escuela. Para mí, no era fácil caminar en contra de la lluvia y el viento. Mientras luchaba con el viento que me empujaba hacia atrás, vi una silueta familiar en la distancia. Era mi papá.

“He venido para asegurarme de que mi hijita no sea arrastrada por el viento”.

Me confundí porque mi papá por lo general estaba ocupado trabajando. Pero en el interior sentí alegría y volví a casa con él con pasos ligeros.

Algunos años después, me trasladaron a la escuela de la ciudad donde tenía que vivir lejos de mis padres, pero mi papá me llamaba para ver si estaba bien cada vez que corría viento y llovía. Él me preguntaba entre bromas y seriamente si llegaba segura a casa sin ser arrastrada por el viento.

Ahora soy una señora de mediana edad con suficiente fuerza para luchar contra el viento y la lluvia; sin embargo, cada vez que llueve y sopla el viento, recuerdo la voz de mi papá preguntándome a su hija menor si había llegado bien a casa.