WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Siguiendo el camino del Padre

Lee Se-min, desde Pune, MH, India

513 Vistas

Soy un misionero nuevo en la India; han pasado solo tres meses desde que vine aquí. Pensé que tenía mucha experiencia para la misión en el extranjero, pero como he venido a la India, a menudo pienso que soy como un niño que se tambalea sin saber qué hacer.

Mientras permanecía en la iglesia de Hubli durante la fiesta de predicación, me di cuenta sinceramente de que Dios me había enviado a la India para entrenarme como un profeta idóneo. Grabé en mi corazón el entendimiento que recibí a través de este viaje, y escribo esto para compartirlo con los miembros de Sion de todo el mundo.

Se necesitan más de doce horas para viajar de Pune a Hubli. En la India, esta distancia es como ir a la puerta de al lado; pero como era la primera vez para mí, el viaje de larga distancia no fue fácil. Cruzamos montañas y ríos sentados en un rígido asiento de autobús, fijo en un ángulo de noventa grados, y sufriendo mareos. No sabía cómo viajaría más de diez horas así, pero al ver al líder de grupo que vino conmigo predicando al pasajero a su lado, gané fuerzas.

Cuando llegamos a la iglesia de Hubli después de muchos contratiempos, y nos encontramos con las hermosas almas como joyas, todo mi dolor de cabeza y cansancio desaparecieron. Aunque era tarde, salieron a recibirnos los miembros de la iglesia sucursal, y sus vecinos y familiares, que habían estado estudiando la verdad por mucho tiempo, estaban esperándonos.

Ese día, un total de seis almas se convirtieron en hijos de Dios. Los miembros nuevos estaban elevando su fe, guardando las fiestas de otoño y los Días de Reposo. Después del bautismo, les enseñaba las palabras de Dios bajo una luz tenue; tenían ojos brillantes con alegría. Recordé mucho al Padre celestial.

Para los hijos que habían estado esperando las palabras de vida, el Padre enseñaba la verdad hasta altas horas de la noche, aunque llegaba tarde tomando un tren local. Después de recorrer su camino, pude entender lo grande que era el amor del Padre. Se me hacía un nudo en la garganta mientras enseñaba las palabras de Dios.

“Si va a la India, sentirá más el sacrificio y amor del Padre”, expresó la Madre. Ahora puedo entender incluso un poco más lo que la Madre quiso decir. Lo que me tomó más tiempo fue acostumbrarme a la hora de la comida. La gente en la India normalmente almuerza a las 3 p. m. y cena a las 10. Como estaba acostumbrado a la hora coreana, siempre tenía hambre, aunque no me saltaba las comidas.

Predicando con hambre, pensé en el Padre. Cuando el Padre estaba arando el campo del evangelio en los primeros días, todo el país estaba devastado y en pobreza después de la guerra. Incluso en la mala situación económica con escasez de alimentos, el Padre hizo arduos trabajos para preparar los gastos de la predicación, escribir los Libros de la Verdad y cuidar la iglesia; a menudo se saltaba la comida.

El evangelio del nuevo pacto que comenzó en Corea, la tierra más alejada del oriente, se está difundiendo rápidamente en la India, y muchos están aceptando la verdad incluso en las ciudades y pueblos desconocidos. Esta asombrosa obra pudo lograrse gracias al sacrificio del Padre que recorrió el camino del evangelio durante treinta y siete años para salvar a sus hijos perdidos. Además, existe el amor de la Madre que evita todos los problemas orando por sus hijos hasta ahora. Creo que el evangelio se predicará rápidamente a toda la humanidad como está profetizado: “Y será predicado este evangelio a todas las naciones” (Mt. 24:14).

Como profeta llamado para la misión, seguiré el ejemplo del Padre que recorrió el camino del sacrificio, considerándolo como un camino de flores solo para la salvación de sus hijos, junto con mis hermanos que se dedican al evangelio con fe hermosa pareciéndose al Padre y la Madre.