WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Tomando las manos de mi abuela

Lee Ju-mi, desde Seosan, Corea

580 Vistas

Mi abuela tiene noventa y dos años. Ella nos crio a mi hermano menor y a mí antes de ingresar en la escuela primaria. Desde mi perspectiva joven e inmadura, mi abuela parecía favorecer a mi hermano. Así que a menudo la desafiaba en lugar de ayudarla, aunque estaba agobiada con su trabajo y las tareas del hogar. Ingresé en la escuela secundaria ubicada lejos de casa porque me sentía triste por sentirme discriminada. Anteriormente, mi abuela solo había mostrado su lado fuerte, pero el día que salí de casa con todo mi equipaje, de repente derramó lágrimas. No sé por qué, pero también me entristecí.

Después de casarme, me convertí en madre de dos hijos. Regresé a mi ciudad natal y vivía cerca de la casa de mi abuela. A veces, la visitaba para cuidar su salud, pero no le predicaba la verdad, porque tenía un recuerdo vívido de haber sido expulsada de la casa varias veces por asistir secretamente a una iglesia en mi infancia. No mencionaba una palabra sobre la iglesia. Estaba segura de que se enojaría conmigo porque creía en todo tipo de supersticiones.

Cada vez que entraba en la casa de mi abuela, las cosas seguían igual; mi abuela solía dejar la televisión encendida a un volumen muy alto porque tenía problemas de audición. Llamaba a mi abuela en voz alta antes de entrar en su habitación. Un día, cuando la visité, no se oía ningún sonido desde su habitación; todo estaba en silencio. Abrí la puerta, entré en la habitación y encontré a mi abuela viendo la televisión en silencio.

“Abuela, ¿por qué apagó el volumen del televisor?”, le pregunté en voz alta, gritándole al oído.

“Bueno, no puedo escuchar de todos modos. Solo leo los labios.”

De repente, lágrimas brotaron de mis ojos. Ella crio sola a sus siete hijos e hijas, y también a sus nietos. Se sacrificó toda su vida y, sin embargo, estaba llevando una vida solitaria en sus últimos años.

Después, reflexioné sobre la vida de mi abuela. Sentí una oleada de culpa porque no pude retribuirle por haberme criado. También me sentí avergonzada ante Dios. Antes de la Pascua, la visité con nerviosismo.

“Abuela, celebremos la Pascua juntas. Nuestra vida en esta tierra no es todo. Existe el reino celestial al que volveremos. Ha sufrido mucho en este mundo. Deseo que vaya al cielo, el buen lugar.”

Después de decirle eso, tomé sus manos fuertemente. Cuando recordé mi pasado, me di cuenta de que nunca antes había tomado sus manos. Algo se conmovió dentro de mí.

“Sí, cariño. Hagámoslo.”

Milagrosamente, ella respondió positivamente, y unos días después, celebró la Pascua y el Día de Reposo después de haber renacido como hija de Dios. Ella juntó las manos sinceramente como una niña para orar a Dios. No podía creer lo que veía. Estaba agradecida con Dios por permitirme cumplir verdaderamente con mi deber filial.

Cada vez que la veo venir a Sion para guardar el Día de Reposo sin mostrar cansancio, me avergüenzo, recordando mi vida cuando no tenía fe. Comprometiéndome a cuidar bien de las almas que me rodean, ahora digo cuidadosamente las palabras que deseaba decirle.

“Lo siento mucho. Abuela, gracias por haberme criado.”