WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

El concurso de talentos de mi hijo

Eom Jin-suk, desde Seúl, Corea

650 Vistas

El día en que me mudé a la nueva casa, desempaqué rápidamente todas las cosas y me preparaba para asistir al culto del Tercer Día. Entonces mi esposo recibió una agradable llamada de un miembro; nos dijo que fuéramos a una Sion cercana a nuestra nueva casa porque habría un culto de inauguración.

Quien más aplaudió de alegría fue mi hijo de quinto grado de primaria. Como su deseo era conocer a la Madre celestial, aunque fuera una vez, saltó de alegría ante la llegada de la Madre para bendecirnos.

El amor de mi hijo por la Madre era tan grande que sus ojos se llenaron de lágrimas con solo pensar en Ella. Él nos ayudó a predicar a nuestra familia y conocidos con reportes de la prensa y vídeos, y llevó solo a su abuelo a la Exhibición Literaria y Fotográfica “Nuestra Madre” para entregar el amor de la Madre. Parecía que la Madre había concedido su deseo, conociendo su sincero corazón.

Mi hijo se conmovió profundamente al ver a la Madre y escuchar el sermón titulado “La Madre, la fuente del agua de la vida”, en el culto de inauguración. Dijo que quería que muchas personas conocieran acerca de la Madre, que es la fuente del agua de la vida. También escribió una carta de agradecimiento a la Madre por su bendición.

Un día, cuando se acercaban las vacaciones, mi hijo llegó a casa con una gran sonrisa. Explicó que su maestro había dicho a los estudiantes que prepararan un concurso de talentos y lo presentaran el día de la ceremonia de vacaciones. Lo tomó como una gran oportunidad para dar a conocer a Dios Madre; un concurso de talentos en su imaginación era una presentación sobre la verdad de la Madre celestial.

Mi hijo dijo que hacer una presentación no sería exactamente un talento, pero él realmente quería jactarse de la Madre y se preparó cuidadosamente durante unas dos semanas. El título de la presentación era “Dios Madre testificada en toda la creación”. Comenzó su preparación pidiendo a Dios sabiduría, y planeó qué escribir y dibujar en la pizarra, su postura, voz y actitud para la presentación.

Finalmente, llegó el día de la ceremonia de vacaciones. Él afirmó que pudo sentir muchas veces que Dios estaba con él ese día. Se sorprendió cuando la maestra explicó las formas plural y singular en la clase de gramática. Lo más sorprendente fue que un estudiante hizo este cuestionario para su concurso de talentos: “¿En quién creen los cristianos?”. Y al elegir el orden del concurso de talentos, ganó constantemente en piedra, papel y tijera, y fue elegido para ser el último presentador como el personaje principal en una obra.

Cuando llegó su turno, se calmó y comenzó la presentación sobre la verdad. Sus compañeros de clase le prestaron atención y le dieron una buena respuesta durante la presentación. La maestra hizo generosos cumplidos cuando terminó la presentación.

“Debes de haber trabajado arduamente para prepararlo. No hubo ningún estudiante como tú. Es genial para un estudiante transferido. Realmente hiciste un excelente trabajo.”

Sus compañeros también lo felicitaron, diciendo que lo había hecho muy bien. Solo un estudiante que se sentó a su lado tuvo una opinión negativa, pero los demás estuvieron a favor de mi hijo, diciendo: “No es bueno hablar mal de la religión de otra persona”, y dejaron sin palabras a aquel estudiante.

En realidad, mi hijo había hecho muchos esfuerzos por poner en práctica la Lección de la Madre durante un mes antes de la ceremonia de vacaciones desde que fue trasladado a esta escuela. Como resultado, el subdirector lo llamó y lo felicitó por su cortesía. Incluso hubo un estudiante que decidió no jugar juegos de computadora ni usar malas palabras, influenciado por él.

Mi hijo es fiel a su vida escolar, creyendo que es deber de un estudiante mostrar la gloria de Dios con buenas palabras y obras en la escuela. Mi hijo está convencido de que, si actúa de acuerdo con la palabra de Dios, nada será imposible y todo se cumplirá. Doy gracias a Dios por darle al pequeño sabiduría para conocerlo y permitirme ser testigo de su poder.

Job ofreció holocaustos tanto para sus hijos como para él, con la esperanza de que sus hijos llevaran una vida piadosa; y Ana concedió a Dios su precioso hijo Samuel, a quien recibió después de hacerle un voto. Yo también siempre pienso en el alma de mi hijo, porque él es hijo de Dios. Oro que mi hijo pueda alumbrar constantemente la gloria de Dios y crezca como un buen hijo de Dios.