WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Nicole Weber, desde Parsippany, NJ, EE. UU.

479 Vistas

Una hermana interpretó pansori, un género musical narrativo de Corea, y entonó un Cántico Nuevo en inglés en estilo pansori en el Carnegie Hall. Es completamente diferente de la música estadounidense, especialmente para aquellos que nunca han apreciado la música folclórica o las artes teatrales. Muchos hermanos y hermanas asistieron al evento. A medida que la crónica de pansori continuaba, el presentador del programa nos informó que una actuación típica de pansori toma ocho horas, pero que experimentaríamos algunas partes que brindan una mejor comprensión del amor de la Madre.

La hermana deseaba con entusiasmo no solo preservar la cultura coreana, sino también que los hermanos y hermanas de los Estados Unidos comprendieran y apreciaran el amor de la Madre celestial. Gracias a sus sinceros esfuerzos, aquellos que nunca han viajado a Corea pudieron aprender un poco sobre la cultura de Corea, el país de nuestros Padres celestiales.

Dicen que se necesitan muchos años de entrenamiento para que un cantante profesional de pansori herede el patrimonio tradicional y lo interprete. Usando los músculos inferiores de la cintura y el abdomen, los cantantes sacan toda su fuerza para transmitir la emoción de angustia, desesperación y alegría en la historia. Del mismo modo, el pansori conlleva una gran cantidad de sacrificio y amor para entregar un mensaje al oyente. Comenzó a grabarse recientemente, pero se ha transmitido oralmente durante muchas generaciones. Para aprender a cantar, un cantante debe escuchar repetidamente la interpretación real.

Gracias a su entrenamiento de por vida, el pansori continuó siendo una gran parte de la cultura coreana. Los cantantes que tomaron la decisión de cambiar su vida para preservar el pansori, ahora son considerados como “patrimonio cultural humano” por el gobierno coreano, lo que significa que son tratados como los tesoros de Corea.

Recordé un versículo de la Biblia: “Que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios”. Al igual que los cantantes que se dedican a transmitir el valioso patrimonio cultural, yo también quiero convertirme en un recipiente y una herramienta en que Cristo permanezca, y dedicarme al evangelio para poder ser un gran tesoro en el reino de los cielos.