WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Lo que podemos hacer

Kim Myeong-eun, desde Namyangju, Corea

199 Vistas

“¿Qué podemos hacer allí si ni siquiera hablamos su idioma?”

Esto fue lo que pensamos el verano pasado mientras volábamos a Colombia, que se encuentra al otro lado de la tierra desde Corea. Aunque queríamos hacer un servicio voluntario significativo durante las vacaciones de verano, no podía dejar de preocuparme de que no hubiera nada que pudiéramos hacer, ya que no sabíamos cómo funcionaban las cosas allí.

Sin embargo, cambiamos de parecer cuando nos encontramos con funcionarios de la ciudad de Bogotá. Visitamos el concejo, presentamos a ASEZ WAO, que consiste en trabajadores jóvenes que pertenecen a la Iglesia de Dios, y les preguntamos qué tipo de servicio voluntario necesitaba la ciudad, y se conmovieron mucho. Un funcionario nos presentó a los trabajadores a cargo de otro departamento y al vicealcalde, y elogiaron las actividades de ASEZ WAO una y otra vez. Nos quedamos estupefactos ante su inesperada bienvenida.

El servicio voluntario que hicimos con la ciudad de Bogotá fue limpiar una colina en una región llamada Alcaldía. Los funcionarios de la ciudad explicaron que este lugar tenía mucha basura y una alta tasa de criminalidad, y expresaron su esperanza de que nuestro servicio voluntario se convierta en una base para cambiar la conciencia de los residentes. Aunque habíamos llevado a cabo una limpieza consistente con los miembros de la iglesia en Corea, ese día tuvimos más sentido de la misión.

Limpiamos junto con los funcionarios de la ciudad, perdimos la noción del tiempo y, como resultado, recolectamos tres camiones llenos de basura. La cantidad de basura superó nuestras expectativas, pero no nos sentimos cansados porque trabajamos con los miembros locales y con los funcionarios de la ciudad. Me sentí alegre y recompensado, en lugar de preocuparme: “Puede que no haya nada que podamos hacer”.

Incluso después de regresar a Corea, a menudo pienso en ese día y miro a mi alrededor para lograr un buen cambio, incluso con mi poca fuerza.