WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Ceremonia de Ingreso en la ABIT 2019

“En mi centro de trabajo, practico el amor que he aprendido en Sion”

Corea

junio 16, 2019
FacebookTwitterEmailLineKakao

Según el resultado de una encuesta de una aplicación comunitaria llamada Blind, nueve de cada diez trabajadores sufren síndrome de desgaste profesional (un estado de agotamiento emocional, mental y físico ocasionado súbitamente por el desmesurado y prolongado estrés en una persona que ha estado trabajando mucho). Las personas trabajan duro para mantenerse y alcanzar sus sueños y metas, pero el proceso no siempre es agradable.

La Iglesia de Dios está gestionando la Academia Bíblica Internacional para Trabajadores (ABIT) con el fin de ayudar a que los jóvenes trabajadores pasen el valioso tiempo de su vida de una manera activa y gratificante sobre la base de una fe correcta y valores. El 16 de junio se llevó a cabo la Ceremonia de Ingreso en la ABIT 2019 en el Instituto de Formación Go&Come de Okcheon. Contó con la asistencia de más de 6500 personas incluyendo ingresantes, miembros registrados, maestros para los jóvenes y el personal pastoral de Corea. Antes de que la ceremonia se iniciara, exhibiciones y diversos eventos para presentar la misión en el trabajo por centro de trabajo, región y ocupación, entretuvieron a los participantes y les brindaron placer e información útil.

A través del culto, el primer orden del evento, la Madre bendijo a los ingresantes y miembros registrados. La Madre los elogió e iluminó, diciendo: “Incluso en los caóticos lugares de trabajo, todos hacen su mejor esfuerzo por seguir las enseñanzas de amor escritas en la Biblia para glorificar a Dios. Ustedes son los protagonistas de la profecía. Nadie está seguro del mañana, pero ustedes están almacenando recompensas seguras en el cielo. Atesoremos el tiempo presente que no volverá y hagamos todo lo posible por cumplir el trabajo más valioso que es salvar almas, comenzando en nuestros centros de trabajo. El amor al prójimo que Jesús enseñó es sembrar la esperanza del cielo en las almas que llevan una vida cansada sin conocer las buenas nuevas de salvación” (Sal. 110:2-4, Pr. 27:1, Gá. 6:7-8). El Primer Pastor Kim Joo-cheol citó la palabra de Dios: “Sean la sal y la luz del mundo” (Mt. 5:13-16), y expresó el papel de los santos: “Así como la sal que evita la corrupción y la luz que resiste las tinieblas, guiemos al mundo por el camino correcto como hijos del santo Dios” (2 Ti. 3:12-15, Sal. 55:22-23, Is. 33:1).

Durante la ceremonia de ingreso, la segunda parte del evento, los brillantes jóvenes hicieron presentaciones sobre la Guía de Ingresantes de la ABIT y el Reporte del Resultado 2018 en una variedad de formatos como vídeos de diario y panel de discusión, y también sobre la visión de 2019. Los miembros de ABIT no solo practicaron las enseñanzas de Dios en sus centros de trabajo y tuvieron resultados del evangelio en abundancia, sino que también viajaron al extranjero durante sus vacaciones para realizar servicios voluntarios y la misión del evangelio. Sus obras inspiraron a los ingresantes con pasión por el evangelio. “Como trabajaré por primera vez, he estado emocionado y preocupado al mismo tiempo. Pero hoy, todas mis preocupaciones han desaparecido”, manifestó el hermano Im Dong-hyeon (vendedor, de Ansan, Corea), un ingresante que asistió a la ceremonia de ingreso antes de su primer día de trabajo.

Cerca de cuarenta miembros que lograron un alto rendimiento educativo y sirvieron de ejemplo en la iglesia y la sociedad mediante sus buenas obras, recibieron premios de la Madre con sus felicitaciones y aliento. Concluyendo la ceremonia, la Madre aplaudió a los jóvenes y dijo: “El Padre llamó a los jóvenes ‘profetas que cumplirán su grandiosa voluntad en el futuro’. Estoy orgullosa de ustedes por su dedicación al evangelio”.

Los jóvenes trabajadores renovaron sus corazones y actitudes a través de la Ceremonia de Ingreso en la ABIT y dijeron al unísono: “Esperamos que el centro de trabajo no sea simplemente un lugar para ganar dinero, sino para compartir el amor de Dios”. “A mi alrededor, hay muchos trabajadores que van a trabajar al amanecer todos los días y salen del trabajo muy de noche con fatiga. Les transmitiré constantemente el consuelo cálido de Dios para que recuperen el vigor”, expresó la hermana Shim Eun-hye (oficinista, de Seongnam, Corea). “En el hospital, intento trabajar con consideración y la mentalidad de servicio que he aprendido en la educación de la ABIT. Un día, un paciente enfermo estaba muy sensible. Le entregué la revista Elohista y le gustó, diciendo que ese día había conocido un ángel. Me sentí realmente bien”, dijo la hermana Gwon Hyeon-jeong (fisioterapeuta, de Seúl, Corea), mostrando su determinación por poner en práctica la palabra de Dios.

FacebookTwitterEmailLineKakao