WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Sin perder una sola alma

Kim Hye-yeon, desde New Windsor, NY, EE. UU.

116 Vistas

Aproximadamente un mes después de mudarme a Siracusa, necesitaba ir a una peluquería, por lo que busqué en Internet un salón de belleza coreano en mi vecindario. Afortunadamente, había uno que abrió un año antes, no muy lejos de mi casa. Hice una reserva por teléfono y fui allí a la mañana siguiente. Aunque llegué a tiempo, la peluquera no estaba allí. Su esposo me pidió que esperara, disculpándose, y trajo a su esposa poco después.

Mientras ella me arreglaba el cabello, hablamos de muchos temas y de la iglesia. Me preguntó a qué iglesia asistía.

—¿Por casualidad, ha oído hablar de la Iglesia de Dios? Asisto a la Iglesia de Dios.

De repente dejó de cortarme el cabello.

—¿La Iglesia de Dios? ¿No es la iglesia que guarda el Día de Reposo y la Pascua?

Sorprendida, la miré.

—Solía asistir a esa iglesia cuando estaba en Corea. Los miembros eran muy amables.

—¿Es nuestra hermana?

—Sí. Cuando mi vida era dura hace dos años, fui a Sion. La llaman Sion, ¿verdad? Perdí contacto con los miembros de Sion en Corea después de mudarme a los Estados Unidos. No pude encontrar la Iglesia de Dios aquí, así que estaba asistiendo a una iglesia coreana. ¿Cómo puede pasar esto? Quiero volver a la Iglesia de Dios.

Con lágrimas en los ojos, continuó hablando.

—Últimamente también estoy pasando dificultades. No pude conciliar el sueño anoche, pensando en muchas cosas. Por eso llegué tarde esta mañana. Nunca imaginé encontrar a una miembro de Sion así.

Nunca había imaginado que encontraría a una miembro de mi familia celestial en una peluquería. Todo sucedió como siguiendo un guion. Me sorprendió la providencia de Dios; a decir verdad, había orado sinceramente un día antes de ir a la peluquería pidiendo encontrar un miembro de la familia celestial en mi vecindario. Realmente agradecí al Padre y a la Madre por responder mi oración rápidamente.

En la tarde del siguiente Día de Reposo, ella vino a Sion. Tenía mechones de pelo en el rostro porque se apresuró a venir justo después del trabajo, pero se veía tranquila y feliz de estar de vuelta en los brazos de Dios después de unos años.

Comenzó los estudios bíblicos nuevamente. Ella está aprendiendo la voluntad de Dios en la Biblia cada vez que puede permitirse un tiempo en su establecimiento. Anhela guiar a su esposo y conocidos a Sion. Espero que sus sueños se hagan realidad.

Madre, gracias por revivir su alma con su gran amor de encontrar a todos sus hijos sin perder ninguno.