WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Junto con Dios, el Dueño de Sion y de mi alma

Jang Min-gyeong, desde Seongnam, Corea

526 Vistas

El continente africano está lleno de entusiasmo por el evangelio, más poderoso que el calor del sol. Desde cuando era estudiante soñaba con predicar el evangelio en África, y cuando me convertí en joven, tuve la oportunidad de participar en una misión de corto plazo en Luanda, capital de Angola. Nos llevó un día entero llegar de Corea a Angola con escala en Etiopía.

Cuando llegamos a Luanda, los hermanos esperaban para darnos la bienvenida. Los miembros esperaban tranquilamente como transeúntes, pero cuando llegamos al aeropuerto, de repente nos rodearon y realizaron una actuación de bienvenida. El ambiente era como el de una sala de conciertos, entonces comprendimos que finalmente habíamos llegado a África. Cantaron para agradecer a Dios por enviarles un equipo misionero de corto plazo, y gritaron en coreano: “Padre y Madre, les damos gracias”. Nos abrazamos y nos conmovimos hasta las lágrimas.

Comenzamos a predicar con determinación para llevar frutos que complacieran a nuestro Padre y a nuestra Madre en unidad con estos maravillosos hermanos. Contrariamente a las expectativas de que haría calor en África, era bastante fresco. El clima era similar al de principios de otoño en Corea, y era ideal para predicar fuera.

Sin embargo, la calidad del aire en el país era pobre. Como había muchos automóviles, los gases de combustión hacían que el cielo estuviera gris. Cuando estaba predicando cerca de las calles principales, los gases de combustión y la arena de las carreteras sin pavimentar me irritaban la garganta y el cuello y tosía mucho. Pensando que otros miembros podrían preocuparse por mí, intenté dejar de toser, pero no pude. Otros miembros se disculpaban mientras seguía tosiendo. Al principio, pensé que solo lo decían, pero continuaron diciendo “lo siento”. Pensé que los había oído mal, porque la palabra “lo siento” se usa para pedir perdón por haber cometido una mala acción contra alguien.

Después de aproximadamente dos semanas, fuimos a Viana para predicar. Cuando terminamos de predicar durante el día, comencé a toser nuevamente debido a la arena en el aire. Un miembro a mi lado dijo perdón nuevamente. Con curiosidad, pregunté por qué y la respuesta fue: “Hicimos que viniera aquí porque no predicamos más diligentemente. Si no hubiera venido aquí, no estaría enferma. Lamento haberla enfermado”.

Fue una respuesta inesperada. Pensé que los miembros solo estarían contentos de que el equipo misionero de corto plazo viniera de Corea, pero lamentaron que tuviéramos que pasar por dificultades allí.

Sin embargo, los hermanos locales nunca fueron perezosos para predicar el evangelio. La iglesia de Luanda, que era una Casa-Iglesia, tenía unos 280 miembros y guardaban su fe por sí mismos y se esforzaban por seguir las enseñanzas de Dios porque todavía no se había enviado ningún profeta allí. Me impresionaron los miembros jóvenes que se dedicaban alegremente al evangelio incluso en circunstancias difíciles. Al igual que los jóvenes comunes de Angola, los miembros jóvenes iban a la universidad y trabajaban para ganarse la vida, y también predicaban. Iban a la universidad por la mañana, predicaban por la tarde, trabajaban por la noche y se iban a casa al amanecer. No podían dormir lo suficiente, pero participaban en el evangelio con sonrisas sin parecer cansados.

Nos unimos con los miembros que estaban sirviendo a Dios como el Dueño de la Iglesia de Dios y de sus almas, y recibimos un resultado precioso. En efecto, fui a la misión de corto plazo tres veces, pero no obtuve buenos resultados. Así que desde que estaba en Corea oré fervientemente para llevar buenos frutos con los que el Padre y la Madre se complacieran. Dios respondió mi oración. Conocí al hermano Alberto en una terminal cerca de la iglesia. Escuchó la verdad durante más de una hora y vino a la iglesia, estudió más la Biblia y renació como hijo de Dios como una mansa oveja. Después de bautizarse, guardó las leyes de Dios sin omitirlas ni una sola vez, y predicó las buenas nuevas de salvación a su amigo y lo llevó a Sion.

Aunque fue solo un corto período en Angola, aprendí mucho sobre qué tipo de actitud debo tener hacia el evangelio. Al ver a los miembros de la iglesia de Luanda caminando con Dios, tomé la decisión de recorrer el camino de la fe con más fuerza, confiando en el Padre y la Madre, que son los Dueños de mi alma.