WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Rostros sonrientes, hogares felices

Cuando sonríe, el espejo que refleja su rostro sonríe, y de igual forma lo hace su familia. Eso también ilumina su corazón.

2075 Vistas
FacebookTwitterEmailLineKakaoSMS

El rostro humano es capaz de crear más de siete mil expresiones. Entre tantas, la expresión que lo hace lucir más joven y más hermoso y hace que usted y otras personas sean felices es sin duda un rostro sonriente. Cuando uno frunce el ceño, sus ojos y las comisuras de los labios son empujados hacia abajo, y su frente y el espacio entre sus cejas se vuelve estrecho; no luce bien. Sin embargo, cuando uno sonríe, los ojos, las comisuras de los labios y los músculos de las mejillas se levantan; y las cejas y frente se extienden hacia afuera; el rostro se torna brillante. Los músculos faciales cuando se sonríe y cuando se frunce el ceño se mueven en direcciones opuestas.

Hay un proverbio coreano que dice: “No se le puede escupir a un rostro sonriente”. Y un proverbio chino expone: “No abra una tienda si no sabe sonreír”. También existen citas como: “La risa es la distancia más corta entre dos personas” (Victor Borge), “La raza humana tiene un arma realmente efectiva, y es la risa” (Mark Twain), “Una sonrisa no se puede comprar, rogar, prestar ni robar” (Dale Carnegie), “El día más desperdiciado de todos es aquel en el que no hemos reído” (Chamfort), y “Un hombre no es pobre si todavía puede sonreír” (Raymond Hitchcock). Podemos ver el poder de una sonrisa gracias a estas citas.

Los aspectos positivos de una sonrisa ya han sido demostrados de manera científica, médica y psicológica. En muchos aspectos, si no se ríe, el que sufre la pérdida es uno mismo. Sin embargo, la mayoría de las personas pasan más tiempo sin sonreír que sonriendo. Asumiendo que una persona que ríe cinco minutos al día vive ochenta años, la suma de todo su tiempo de vida dedicado a sonreír es simplemente cien días o menos.

Cada persona vive con su propio papel de dibujo; son sus rostros. El rostro es algo que nos pertenece a cada uno de nosotros, pero que no podemos ver, y la mente y los pensamientos no son visibles, pero se exponen en nuestro rostro. Por lo tanto, el rostro es como su mente en un pedazo de papel de dibujo que muestra a otras personas. En su infancia, probablemente dibujó una linda imagen sobre un papel de dibujo blanco al menos una vez. Ahora es momento de dibujar la imagen más hermosa, que es una sonrisa, sobre el papel de dibujo llamado “rostro”.

Un rostro sonriente enriquece una conversación

Las personas son renuentes a conversar con personas que lucen sin emociones. Sin embargo, apetecen conversar con personas que sonríen. Asimismo cuando se trata de la familia, si luce malhumorado, su familia podría pensar: “¿Le sucedió algo malo hoy? Me mantendré alejada de él, porque podría enojarse si intento hablarle”, y tratarán de mantener su distancia. Por el contrario, querrán hablar sobre cualquier tema si tiene una sonrisa en su rostro.

Una sonrisa no es solo buena de mirar, sino que también provoca buenas emociones en las personas que la observan. A veces, una sonrisa da más amabilidad que diez palabras; sin importar lo buena que sea una palabra, si el orador tiene un rostro rígido, el oyente no puede evitar aceptarla de manera negativa. Cuando esas conversaciones se vuelvan frecuentes, el corazón de los demás se cerrará poco a poco.

Si su familia no comparte muchas conversaciones, compruebe qué clase de rostro suele tener en su hogar. Donde no hay muchas sonrisas, no se conversa mucho. Si trata a su familia con una sonrisa, se sentirá más feliz mientras conversa con ellos, porque los sentimientos positivos enriquecen la conversación.

Una sonrisa guía al éxito

Jim Carrey comenzó la comedia para hacer reír a su madre enferma. Tuvo una difícil infancia con la enfermedad de su madre y su padre desempleado. Incluso se quedó sin hogar, pero no perdió la esperanza ni la risa, y finalmente se convirtió en la estrella de las películas de comedia después de realizar presentaciones de comedia en vivo numerosas veces. Luego, confesó que había encontrado una nueva vida a través de la risa.

Hay otra persona que no puede quedar excluida cuando se trata de estrellas de cine que tuvieron éxito gracias a las sonrisas. Una actriz desconocida fue a una compañía de entretenimiento al ver en un anuncio que buscaban una actriz para el papel protagónico de una nueva película. Cuando le dijeron que no había pasado, se dio la vuelta con una gran sonrisa en lugar de fruncir el ceño. Entonces el director la llamó de nuevo y pasó la audición. Se trata de Vivien Leigh, quien se convirtió en estrella mundial como protagonista de la película Lo que el viento se llevó.

En los viejos tiempos cuando las personas luchaban con espadas y escudos, los generales en los campos de batalla utilizaban la risa como un arma. Al reír a carcajadas “ja, ja, ja”, transformaban el miedo en confianza y desanimaban a sus enemigos. Cuando uno está nervioso, su corazón empieza a latir más rápido de lo habitual; pero si sonríe, recuperará la estabilidad.

Al salir a una entrevista o negociación, no se preocupe solo por su atuendo; en su lugar, ponga una sonrisa en su rostro primero. Cuando sonría, se sentirá cómodo e incluso obtendrá un buen resultado.

Una sonrisa trae felicidad

En 1988, el Dr. Fritz Strack, un psicólogo alemán, formó dos grupos de personas y les hizo leer la misma caricatura. Hizo que un grupo sostuviera un lápiz con los labios y el otro grupo con los dientes mientras leían la caricatura. De ese modo, animó a un grupo a hacer pucheros y al otro a sonreír. Entonces el grupo que tenía una sonrisa por la forma en que sostenían los lápices con los dientes, calificó la caricatura como más divertida e incluso recordó mejor la historia.

“Cuando una persona imita una expresión emocional particular, el cuerpo reacciona de acuerdo con ello”, expresó el Dr. Paul Ekman, una autoridad en la investigación sobre expresiones faciales. En otras palabras, si eleva las comisuras de la boca conscientemente y sonríe con arrugas alrededor de los ojos, su cerebro pensará que realmente está sonriendo y liberará sustancias químicas de felicidad.

Sonría cuando se sienta de mal genio y deprimido. Si es demasiado difícil, diga “e”. Las personas que sonríen todos los días generalmente tienen actitudes positivas en la vida. Cuando se siente contento, llega a sonreír de manera natural. Del mismo modo, cuando cambie su expresión facial, la manera en que se sienta también cambiará. Una sonrisa es el resultado de la felicidad, pero también es el comienzo de ella.

Muestre siempre su sonrisa a su familia

La sonrisa de un niño es una gran alegría para sus padres. Los padres intentan hacer reír a sus bebés haciendo contacto visual, caras y sonidos divertidos; y cuando el bebé ríe por casualidad, se alegran muchísimo.

La sonrisa de los padres trae gozo y consuelo a sus hijos. Durante el período de Primaveras y Otoños en la historia de China (de 771 a 476 a. C.), un hombre llamado Lao Lai Zi hizo reír a sus ancianos padres vistiendo ropas coloridas y actuando lindo cuando tenía setenta años.

Si ama a alguien, deseará hacer que él o ella sonría. Se debe a que ver la sonrisa de la persona amada le hará sentirse alegre y contento.

Para hacer que su ser querido sonría, primero tiene que sonreír con un corazón contento. Mostrar una sonrisa a su familia es como darles un enorme regalo. Un buen padre muestra una sonrisa a su hijo, y un buen hijo muestra una sonrisa a sus padres.

Cuando intentamos complacernos mutuamente, riendo juntos, el vínculo familiar se fortalece. Una vez que ría, los problemas que parecían grandes se verán pequeños o incluso desaparecerán. Esa es la razón por la cual las sombras desaparecen de los corazones de los padres cuando ven a sus hijos sonreír en los duros momentos de la vida.

Había un niño a quien la felicidad siempre seguía. La felicidad estaba alrededor del niño todo el tiempo, fuera a la escuela, comiera o leyera. Un día, le preguntó a la felicidad: “¿Por qué continúas siguiéndome?”. La felicidad respondió: “Me gusta tu sonrisa”.

Incluso sin el poder del humor que nos hace reír o algunos programas de comedia que se emiten en la televisión en ciertos momentos, podemos reír y ser felices. La risa es contagiosa; cuando una persona ríe, diez personas también ríen. Cuando sonríe, el espejo que refleja su rostro sonríe, y de igual forma lo hace su familia. Eso también ilumina su corazón y da fuerza para superar cualquier tipo de adversidad.

Una sonrisa es una expresión directa de gratitud. Si se siente agradecido incluso por un pequeño asunto, puede llegar a sonreír naturalmente. Decir cheese para tomar una fotografía no debería ser el único momento para sonreír. ¿Por qué no muestra su sonrisa para que los ojos de otras personas y el vídeo continuo de su vida puedan tomar fotografías de ello? ¡Es decir, desde este mismo momento!