WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

junio 15, 2020

La asistencia en la obra del evangelio

Lee Hye-jin, desde Penedo, Brasil

FacebookTwitterEmailLineKakaoSMS

Penedo es una pequeña ciudad del estado de Alagoas, Brasil. En Penedo, cuya población es inferior a 70 000, las personas pasan tiempo en casa porque es difícil conseguir un empleo. Tal vez porque tienen tiempo, cuando decimos que estamos entregando la palabra de Dios, escuchan de buena gana, pero no la aceptan fácilmente. Tenga la verdad o no, les embarga un sentimiento de carga por cambiar la iglesia a la que han asistido durante mucho tiempo.

Cuando estábamos a punto de agotarnos sin guiar a nadie a Sion durante unos meses, escuchamos sobre la Fiesta de Predicación de la Nueva Jerusalén. Aunque mi esposo y yo éramos los únicos miembros, decidimos disfrutar de la fiesta y comenzamos a predicar con una nueva resolución.

Un día, conocimos a un hombre a quien no le gustaban las iglesias. Vertió todas las quejas que había tenido dentro. Después de escucharlo por un tiempo, le preguntamos: “¿Podemos anunciarle la verdad? Si usted no está interesado, nos iremos”. Después de algunas dudas, nos permitió hablarle la palabra de Dios. Abrimos la Biblia de inmediato y dimos testimonio de Dios Madre. Su madre, que nos estaba mirando, levantó los pulgares detrás de la puerta. Parecía satisfecha de que su hijo, que odiaba la iglesia, escuchara la palabra de Dios.

En realidad, tenía muchas quejas sobre la iglesia a la que asistía su madre. Su mente estaba retorcida porque su madre puso demasiado empeño en la iglesia. Parecía difícil para él cambiar de opinión, y también parecía difícil para su madre anciana aceptar la verdad, ya que ella había ido a la iglesia por mucho tiempo. Entonces cerramos la Biblia.

Después de unos días, llamé a la puerta de una casa que estaba al otro lado de la casa del hombre que habíamos conocido. Para nuestra sorpresa, su madre abrió la puerta. No sabíamos que la casa tenía dos puertas. Ella nos dio la bienvenida. Pensamos que era la providencia de Dios, y le hablamos acerca de Dios Madre.

“¡Si hay un Padre, también debe de haber una Madre!”

Respondió y estudió la Biblia seriamente. Tenía muchas preguntas. Parecía haber estado buscando el agua de la vida durante mucho tiempo.

Afirmó que caminó a la iglesia que está lejos de su casa durante veinte años. Recientemente, no pudo ir a la iglesia más de un mes porque le dolían las piernas, pero mientras tanto, nadie la visitó ni preguntó por teléfono cómo estaba. Ella oró a Dios que enviara unos ángeles a su casa. Entonces se encontró con nosotros y escuchó las nuevas de salvación.

Después de una semana, se convirtió en miembro de la familia celestial. Se regocijó tanto de ser una verdadera hija de Dios que ni siquiera pudo dormir el día anterior. Diciendo: “Estoy muy feliz, todo es por la gracia del Padre y la Madre”, no dejó de sonreír. Ahora dice que ya no le duelen las piernas, y viene a Sion temprano en el día de culto para prepararse.

Nos presentó a sus conocidos, diciendo: “Así como el Padre y la Madre celestiales me abrieron los ojos, también abrirán los ojos de los demás”. Gracias a eso, estuvimos ocupados visitándolos. Aunque los amigos de su edad no aceptaron la verdad de inmediato, dicen que la Iglesia de Dios es buena, y nos presentaron a los miembros de su familia.

Ayudar a un atacante a hacer un gol se llama asistencia en los deportes. Dado que una asistencia es decisiva para anotar goles, en ocasiones el jugador que asiste es más apreciado que el jugador que realmente anota el gol. Ya que la hermana anciana y otras asistentes espirituales ayudan a la obra del evangelio, que es guiada por Dios, el evangelio se está predicando rápidamente en todo Penedo.

Doy gracias al Padre y a la Madre celestiales por permitirnos tener una nueva actitud y llevar preciosos frutos como regalos a través de la Fiesta de Predicación de la Nueva Jerusalén. Continuaremos predicando fervientemente el evangelio por el poder y la ayuda de Dios. Esperamos cumplir pronto la misión que Dios nos ha confiado en Penedo.

FacebookTwitterEmailLineKakaoSMS