WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Aunque no podemos reunirnos

Amelia Kitinoja, desde Denver, CO, EE. UU.

461 Vistas

Desde que la COVID-19 golpeó al mundo, nuestras circunstancias han cambiado drásticamente en los Estados Unidos. Casi todo en nuestra vida diaria se detuvo, incluyendo nuestra vida laboral, y ni siquiera podíamos ir a la iglesia. A pesar de la situación, la obra de la salvación de las almas se ha cumplido notablemente con la ayuda de Dios.

Un día, una hermana me llamó y me preguntó si podía estudiar por teléfono con la esposa de un hermano que de repente había mostrado interés en la Biblia. Gustosamente respondí que estaba disponible. Estudié con Debbie por teléfono dos veces casi todas las semanas. Estudiando con ella en una situación en la que no podíamos reunirnos libremente, me sentí ansiosa. Me preocupaba si podía entender y aceptar la palabra de Dios porque no nos habíamos visto personalmente. Mientras oraba a Dios para que Debbie también recibiera la salvación, me acordé de mí misma cuando estudié la Biblia por primera vez. Aunque estudié la Biblia durante meses, dudaba cada vez que me pedían que recibiera la bendición de una nueva vida. Ahora comprendo la paciencia que debe de haber tenido conmigo la hermana que me guio a la verdad. Pensando en el hecho de que recibí las bendiciones de Dios porque ella no se rindió conmigo ni por un momento, me sentí agradecida una vez más. Así que también decidí ser paciente y esperar a Debbie orando por ella. A pesar de la situación en la que era difícil ir a Sion, creía que Dios sin falta nos abriría el camino a la salvación.

Después de estudiar la Biblia por más de un mes, finalmente pudimos ir a la iglesia. Conteniendo la respiración, le pregunté a Debbie si deseaba convertirse en hija de Dios, y respondió que sí con alegría y sin dudarlo, afirmando que esperaba que se lo pidiera. Sentí una alegría que nunca había experimentado en toda mi vida. Acordamos reunirnos y llegué un poco antes, esperándola nerviosa. Cuando vi al hermano, supe que la mujer a su lado era Debbie. Cuando por fin nos encontramos, se le llenaban los ojos de lágrimas todo el tiempo. Pude sentir cuánto había esperado la verdad de la salvación y lo emocionada que estaba después de escuchar las palabras de Dios. Cuando fuimos a Sion, todos los miembros le dieron una cálida bienvenida. Gracias a los miembros que la trataron como a una miembro de la familia, no se sintió nueva en Sion, aunque era su primera vez allí, y agradeció su hospitalidad.

Al ver la manera en que la hermana Debbie fue guiada a Dios, comprendí que no importa lo difíciles y complicadas que sean las circunstancias, pues podemos encontrar con seguridad a los últimos miembros de nuestra familia celestial porque Dios los guía. Es por esto que en cualquier circunstancia que estemos, nunca debemos dejar de buscar a los miembros de nuestra familia celestial.