WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

Con el espíritu de propietario

Sidney Rogers, desde Salt Lake City, UT, EE. UU.

597 Vistas

“¡Las cosas han cambiado, pero estoy bien porque el Padre y la Madre celestiales están siempre conmigo!”

Esto es lo que me digo repetidamente en estos días para dejar de lado las emociones negativas que surgen en mi mente, pasando mucho más tiempo solo, debido a la COVID-19. Mi fe en Dios transformó mi estilo de vida letárgico e inactivo. En esta situación particular en la que todas las personas están cansadas y agotadas, quería compartir el amor con ellas.

Luego, justo a tiempo, tuve la oportunidad de hacer un trabajo significativo con los miembros de la iglesia de Salt Lake City. Hicimos un plan para llevar a cabo la Campaña de Ánimo de ASEZ. Recordamos que hay una falta de suministros de cuarentena debido a la propagación de la COVID-19, y decidimos entregar mascarillas hechas a mano al personal de la oficina del alguacil en Salt Lake City, que hacen muchos esfuerzos por la seguridad de la comunidad local.

No fue una tarea fácil elaborar mascarillas. Requeríamos mucho trabajo, incluyendo la preparación de materiales, el recorte y la costura de las mascarillas. Necesitábamos un sentido del deber y trabajar en unidad, ya que teníamos que cooperar entre nosotros. Aunque trabajamos más de lo esperado, nuestros miembros no perdieron la sonrisa hasta el final. El espíritu de propietario que tenían los miembros me motivó mucho a terminar el trabajo con un sentido de responsabilidad.

Entregamos 600 mascarillas hechas a mano a la oficina del alguacil. El alguacil nos dio la bienvenida y nos aplaudió, diciendo: “Estoy muy feliz. Su arduo trabajo nos será de gran ayuda”. Explicó que era difícil proporcionar suministros de cuarentena a las cárceles debido a la propagación del virus, y me sentí muy orgulloso de nuestro trabajo.

La actividad que hice con el espíritu de propietario, al dejar ir las emociones negativas que envenenaban mi alma, fue muy significativa. Una vez más, tomo la firme determinación de desempeñar mi papel de la sal y la luz del mundo, ¡y espero con ansias nuestra próxima actividad de ASEZ!