WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

¿Por qué debemos esforzarnos por reunirnos en Sion?

3480 Vistas

Dios quiere que su pueblo se reúna, y los bendice cuando se reúnen, así como los padres se regocijan cuando sus hijos están reunidos en un lugar.

“Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” Mt. 18:19-20

La palabra “donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”, no significa que la oración de una sola persona no será respondida, sino que debemos esforzarnos por reunirnos más. Por eso los apóstoles también recomendaron a los santos que se reunieran con frecuencia.

“No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.” He. 10:25

Según estas enseñanzas, realizamos reuniones de coro, de estudios bíblicos, de predicación, etc., en Sion. Entonces, ¿por qué Dios les dice a sus hijos que se reúnan?

Primero, Dios quiere darnos bendiciones.

Los santos de la iglesia primitiva pudieron salvar un gran número de almas bajo la bendición de Dios, porque perseveraron unánimes.

“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.” Hch. 2:46-47

Por otro lado, también hubo quienes no pudieron recibir bendiciones porque no se reunieron. Después de su resurrección, Jesús se apareció ante sus discípulos que estaban reunidos. No obstante, Tomás, uno de los doce discípulos, no estaba en la reunión. En consecuencia, cometió el error de negar la resurrección de Cristo temporalmente (Jn. 20:19-25). Debemos reunirnos frecuentemente para recibir las bendiciones de Dios y guardar nuestra fe.

Segundo, Dios nos ayuda a superar las difamaciones de Satanás.

Nuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar. Él quiere guiar nuestras almas a la destrucción en la guerra espiritual (1 P. 5:8).

Un león rugiente ataca al animal más débil que deambula lejos de su rebaño. Del mismo modo, Satanás ataca a las almas de fe débil, que están deambulando lejos del grupo. Debemos hacer esfuerzos por permanecer juntos a fin de superar las difamaciones de Satanás.

Entonces, ¿dónde debe reunirse el pueblo de Dios?

“Porque Jehová ha elegido a Sion; la quiso por habitación para sí. Este es para siempre el lugar de mi reposo; aquí habitaré, porque la he querido.” Sal. 132:13-14

“¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras; como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sion; porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna.” Sal. 133:1-3

Por lo tanto, debemos esforzarnos por reunirnos en Sion, el lugar donde Dios mora, donde podemos ser bendecidos con la vida eterna.

Como hemos estudiado hasta ahora, debemos esforzarnos por reunirnos en Sion de modo que recibamos las bendiciones de Dios y completemos la obra del evangelio. Las reuniones grandes y pequeñas organizadas en Sion, como el culto del Tercer Día, el culto del Día de Reposo, y las fiestas anuales, contienen el amor de Dios, quien quiere darnos mucha bendición. Completemos la última obra del evangelio teniendo en mente la voluntad de Dios: “Esfuércense por reunirse en Sion, y estén unidos en amor”.

Preguntas de reflexión
¿Dónde debemos reunirnos para recibir las bendiciones de Dios?
¿Cuáles son las razones por las que Dios nos mandó esforzarnos por reunirnos?