WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

El corazón de la Madre

Choi Eun-hye, desde Incheon, Corea

1641 Vistas

Mi hermana es un año mayor que yo. Puesto que somos de edades similares, a menudo reñíamos como amigas. Sin embargo, en todas esas ocasiones mis padres me regañaban. No podía aceptar su actitud aunque me trataran muy bien, porque pensaba que era injusto.

Cuando empecé a trabajar, salí de la casa de mis padres y vivía sola. Iba a verlos una vez a la semana. Un día, después de mucho tiempo, mi madre, mi hermana y yo fuimos de compras a un centro comercial. Mirando por todas partes, mi madre vio los zapatos viejos de mi hermana, y fuimos a una zapatería para conseguirle un par de zapatos. Entonces pensé: “A mí también me comprará un par de zapatos”. Sin embargo, después de comprar los zapatos de mi hermana, se dirigió a la tienda de comestibles. Cuando regresamos a la zapatería, después de comprar algunos comestibles, no pude soportar más y dije:

“Mamá, yo también compraré zapatos.”

“Tu talla es muy pequeña para comprarlos aquí.”

Como mamá dijo, mis pies son muy pequeños; por eso los zapatos de mi talla eran muy raros. Aun así, yo todavía quería comprar zapatos. Escogí unos zapatos que me gustaban, pero mi madre tenía razón; todos los zapatos eran grandes para mí.

Cuando salimos de la tienda sin tener ninguna otra opción, puse un rostro de enfado. El ambiente se tornó pesado.

“Lo siento. Después compraré tus zapatos en la tienda adonde siempre vamos.”

Camino a casa, mi madre seguía diciendo que lo sentía. No obstante, eso no me hizo sentir mejor. Considerando que mi madre amaba a mi hermana como a la niña de sus ojos, mientras que a mí me trataba como la quinta rueda de la familia, incluso llegué a pensar que podría no ser la verdadera hija de mi madre.

Mi hermana me envió un mensaje de texto cuando regresaba a mi casa.

“Mamá dijo que comprará tus zapatos en otro lugar. Relájate.”

Cuando estaba por entristecerme más, su siguiente mensaje hincó mi conciencia.

“¿Acaso no te compró zapatillas costosas el otro día?”

Oh, era cierto. Lamenté haberme molestado con mi madre. Entonces recordé un evento pasado que había olvidado por completo.

Mi hermana nació con un peso muy por debajo de lo normal, así que la mantuvieron en una incubadora por un tiempo. Y se enfermaba fácilmente después de eso, lo cual preocupaba mucho a mi madre. Por el contrario, yo era saludable y robusta por naturaleza.

Mis padres prestaban más atención a mi hermana no porque me ignoraran, sino porque se preocupaban por ella, que se enfermaba con frecuencia. Y por supuesto, hubo muchos momentos en los que me trataron mejor que a mi hermana.

Mi madre solo quería comprar un par de zapatos porque los de mi hermana estaban demasiado viejos. Me sentí muy avergonzada. Era yo, y no mi madre, la que tenía que disculparse.

Envié inmediatamente un mensaje de texto a mi madre.

“Mamá, lo siento. Usted sabe que la amo, ¿verdad?”

Después de unos minutos, mi madre, que no era buena escribiendo mensajes de texto, me respondió.

“ :- ) ”

El simple emoticón mostró el corazón de mi madre.

Soy inmadura, y siempre insisto en mi opinión, quejándome ante mi madre. Actúo igual incluso con la Madre celestial. Entonces mi madre se siente apenada cuando debería estar molesta, y me cuida con amor. Lo mismo sucede con la Madre celestial. Es terrible que siempre comprenda las cosas un poco tarde. Ahora debo madurar para poder ser la sonrisa de la Madre.