WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

marzo 30, 2020

Tiempo de aprendizaje y plenitud

Shin Nu-ri, desde Bucheon, Corea

FacebookTwitterEmailLineKakaoSMS

Después de convertirme en joven, conocí la calidez de Sion, asistiendo a las reuniones llenas de amor de las hermanas líderes. Un día, vimos un vídeo y compartimos las fragancias de Sion con los miembros. Una hermana derramó lágrimas, diciendo que estaba agradecida y apenada ante la Madre por haberse sacrificado por nosotros. Yo también lloré. No sabía por qué, pero me conmovió la hermana que se arrepintió sinceramente, y al mismo tiempo me avergoncé por no haber prestado atención a las preciosas palabras de Dios durante los cultos.

Poco después, traté de cambiar y nacer de nuevo. A diferencia de cuando era estudiante y solía ir a casa inmediatamente después del culto, sin querer que nadie se dirigiera a mí, participaba diligentemente en la reunión de estudio bíblico y me ofrecía a hacer lo que fuera para recibir bendiciones. Luego, me interesé en la misión en el extranjero. Pensaba que no tenía nada que ver conmigo antes, pero entonces sentí que era mi misión. Los jóvenes como el rocío del alba, predicaban el evangelio para encontrar a nuestros hermanos y hermanas perdidos en los países extranjeros con confianza y ansiedad, lo cual encendió mi pasión.

Una vez que me decidí a cumplir mi deseo, confiando en Dios, el camino para la misión en el extranjero se abrió ampliamente a pesar de muchos obstáculos. Estaba tan contenta y agradecida que prediqué con entusiasmo el evangelio en el avión hacia Brasil.

El evangelio comenzó en Recife, una ciudad portuaria y la capital del estado de Pernambuco, en el nordeste de Brasil. Como el techo de la iglesia presucursal era de placa de hierro, las fuertes gotas de lluvia nos impedían escuchar el sermón en los días lluviosos, pero los miembros crecían llenos de gracia en la fe sin ninguna queja.

Con la expectativa de encontrar hermanos y hermanas así de hermosos, toqué la puerta del evangelio en Brasil. Mi portugués era deficiente; los lugareños apenas podían entenderme. Sin embargo, muchas personas prestaban atención a mi predicación con paciencia.

Cuando conocí a la hermana Naid y le prediqué sobre la Madre celestial, ella dijo que lo había oído antes y que estaba feliz de habernos conocido. Resultó que había recibido la verdad unos cuatro años atrás, cuando el campo del evangelio se cultivaba en Recife. Aunque tuvo la bendición de ser hija de Dios con sus dos hijas y su nieta, tuvo que dejar de asistir a la iglesia debido a la severa oposición de otra hija. Después de un largo tiempo, intentó volver a Sion, pero no pudo porque perdió el número de teléfono y la ubicación de la iglesia. Nos contó lo triste que estaba en ese momento.

La hermana anhelaba la verdad y sintió curiosidad por la frase “Iglesia de Dios” en la Biblia. Ella preguntó al pastor de una iglesia protestante al respecto, pero no pudo recibir ninguna respuesta y se frustró más. Cuando testificamos a través de la Biblia que la Iglesia de Dios es el lugar donde se celebra la Pascua, se alegró mucho. La hermana guio a Sion de inmediato a una conocida, que escuchaba la palabra a su lado, y luego guio al verdadero Dios a sus hijas, que habían crecido lejos de la verdad y a la hija que se había opuesto a la Iglesia de Dios.

La historia de la hermana Cleide también está llena de gracia. Aunque continuaba estudiando la Biblia, no venía a Sion ni recibía a Dios, lo cual nos preocupó. Un día, vino a Sion con su hija, caminando bajo la intensa lluvia. Sorprendida de verla empapada, le pregunté qué había pasado. Afirmó que finalmente estaba convencida de la verdad. Vino a la iglesia, preguntando la dirección. Desde que recibió a Dios, ha estado acumulando bendiciones celestiales, guardando las ordenanzas de Dios con sinceridad.

Cuando los hermosos miembros de la familia celestial venían a Sion, la Casa-Iglesia se llenaba tanto que tuvimos que buscar un templo más grande. Justo a tiempo, encontramos un edificio adecuado y decidimos terminar la construcción del nuevo templo antes de la Pascua. Todos los miembros se prepararon para el trabajo. Aunque todos nos agotamos después de construir las paredes, encementar y limpiar bajo el calor y la humedad del clima marino, estábamos muy agradecidos de poder ayudar en la construcción del templo.

El nuevo templo construido en la bendición del Padre y la Madre y en la unidad de los miembros, pronto se llenó de almas fieles: una hermana se había preguntado desde su infancia acerca de la existencia del Dios de imagen femenina, y recibió a la Madre celestial por medio de un miembro de Sion en su vecindario y guio a su esposo e hijos; un hermano vio los sermones del Primer Pastor sobre el Día de Reposo en la Internet mientras asistía a una iglesia protestante, y buscó Sion. Cada vez que veía a los miembros felices como niños en los brazos de su madre, mi corazón se llenaba de una alegría indescriptible. A veces, tenía persecución y sufrimientos. En ocasiones, me sentía lastimada y triste, pero pude confiar más en Dios y la alegría de llevar fruto era aún mayor.

Ahora que regresé a Corea, estoy en un nuevo comienzo. Recuerdo la voluntad de Dios de concederme la misión de predicar en Brasil. Ni siquiera pensé en hacer algo por el evangelio un año antes de ir a Brasil. Mi partida para la misión en el extranjero podría haber sido imposible sin la bendición de Dios. Solo tenía conocimiento superficial del amor y el sacrificio del Padre y la Madre y del valor de la verdad. Los tres años que pasé en Recife, Brasil, fueron el momento de aprendizaje y plenitud para entender más. Dios me dio esa oportunidad no porque necesitara mi capacidad para la obra del evangelio en Brasil, sino porque debía experimentar y comprender todo eso para que mi fe creciera. Mientras me concentraba en la obra del evangelio durante tres años, pude entender, aunque sea un poco, el sumo amor y sacrificio del Padre y la Madre que han trabajado sin descanso para salvarnos, y aprender a ser paciente y a unirme con mis hermanos y hermanas.

Todavía tengo muchas cosas que aprender y completar en el camino del evangelio en Corea. Ya que Dios preparó el tiempo y el proceso para que fuera digna de recibir bendiciones, deseo ansiosamente ayudar en la obra de Dios. Para cumplir este deseo, predicaré diligentemente el evangelio en cualquier lugar y buscaré a mis hermanos y hermanas que están esperando la voz de Dios, con el gozo y la gratitud que tuve en Brasil, donde todo era motivo para sentirme contenta y agradecida.

FacebookTwitterEmailLineKakaoSMS