WATV.org is provided in English. Would you like to change to English?

¡La risa va seguida de las bendiciones!

Comuniquémonos con nuestra familia a través de la risa.

2233 Vistas

La risa es otro nombre para la comunicación. La comunicación es el intercambio del corazón y la voluntad, así que no puede haber risas entre las personas que no comparten el corazón y la voluntad. La risa permite que la gente se comprenda mutuamente aunque no digan lo que hay en su corazón. Por lo tanto, podemos decir que la risa es la mejor manera de comunicarse. Si sonríe antes de iniciar una conversación, los oyentes ya están dispuestos a abrir su corazón.

El lugar donde debería haber más risas que en cualquier otro lugar es el hogar, y a quienes debemos tratar de complacer más que a cualquier otra persona es a los miembros de nuestra familia. ¿Cómo podemos encontrar la risa en algún otro lugar si no podemos encontrarla en el hogar? ¿Y cómo podemos hacer feliz al resto si no podemos hacer felices a los miembros de nuestra propia familia? Cuando compartimos risas con los miembros de nuestra familia, incluso una pequeña risa se convierte en una gran fortaleza para enfrentar una crisis.

Si el padre ríe, la atmósfera del hogar cambia

En cada hogar, la risa del padre tiene una influencia absoluta en el ambiente familiar. Es cierto que los padres no quieren que nada los moleste sino simplemente descansar cuando llegan a casa agotados después de trabajar todo el día. Si se ven obligados a sonreír o reír exageradamente en el trabajo por alguna razón laboral, desearán descansar más, sin que nada los moleste en casa.

Un comediante, cuyo trabajo es hacer reír a los demás, sorprendió a la gente confesando que era tranquilo y poco amigable en casa. También dijo que no era el único comediante que actuaba así. Esto significa que, como hacen todo lo posible para hacer reír a los demás, no tienen ninguna energía para hacer lo mismo en casa. Sea cual sea la razón, es muy triste que no puedan hacer felices a sus familiares.

Un niño al que no le gustaba estudiar, trajo a casa el resultado de su prueba. Obtuvo una “F” en cada una de las asignaturas excepto en educación física, en la que obtuvo una “D”. Su padre pudo haberse sentido muy molesto, pero le dijo: “Creo que te centras demasiado en una sola materia”.

Esta es una historia que alguien creó por diversión, pero utilicemos este tipo de humor para nuestros pequeños hijos. Por supuesto, no podemos disciplinarlos con risas todo el tiempo. Sin embargo, si a menudo sublimamos un sentimiento infeliz en risa, esto tendrá mayor efecto que una severa disciplina.

Un padre serio y patriarcal es anticuado. Ahora los padres con buen humor y bondadosos que dedican mucho tiempo a sus hijos, son reconocidos como buenos padres. Si usted se ríe mucho con los miembros de su familia y los complace no solo para ser considerado un buen padre, entonces su hogar será cada vez más feliz.

Los hijos crecen correctamente cuando su familia ríe mucho

Como dice el refrán: “Los padres son espejos para sus hijos”, si los padres se ríen mucho, los hijos también se ríen mucho. Los hijos que ríen mucho se sienten tranquilos y relajados mental y físicamente. Esto no quiere decir que deban tratar incondicionalmente a sus hijos con un rostro sonriente todo el tiempo. Si hacen algo malo, tienen que conversar con ellos con voz firme. Sin embargo, cuando los hijos sienten el corazón sincero de sus padres, reconocen sus faltas y se arrepienten. Los hogares con risas constantes no tienen conflictos ni disputas. Es porque la risa ya forma un vínculo afectivo entre los familiares de tales hogares. Los hijos que crecen en esta clase de hogar son sociables, genuinos y los suficientemente sabios para nadar en las fuertes olas de la vida, superando cualquier crisis con la risa.

El 80 % de los delincuentes juveniles demuestran que nunca han visto reír a sus madres en casa. Es más probable que los padres que no se ríen mucho, tengan una personalidad y un conjunto de valores inestables. Así que en los hogares sin mucha risa, hay menos probabilidades de que los hijos tengan un carácter recto. La posibilidad de que los niños brillantes que se ríen mucho crezcan como delincuentes juveniles, es muy pequeña. La risa es una energía positiva, y la gente positiva tiene una actitud brillante y positiva en su vida.

Cuidemos la salud de la familia con la risa

La risa está directamente relacionada con la salud. El médico Mileto de la Antigua Grecia dijo: “La palabra griega gelos, que significa risa, deriva de helo, que significa salud”. La gente sabía que la risa y la salud estaban estrechamente relacionadas, mucho tiempo antes de que la ciencia médica moderna descubriera el efecto de la risa. Es bien sabido que la risa alivia el dolor. El escritor estadounidense Norman Cousins, a quien se le diagnosticó una rara enfermedad llamada espondilitis anquilosante, que causa un dolor severo, tomaba 26 tabletas de aspirina y 12 tabletas de fenilbutazona todos los días, pero no presentaba señales de mejoría. Sin embargo, cuando comenzó a reír a carcajadas, mirando programas cómicos, el dolor desapareció y podía dormir sin tomar somníferos.

Recientemente, el número de pacientes atópicos está aumentando, pero no existe un tratamiento claro porque hay varias causas. No obstante, un niño cuya atopía era tan severa que no podía dormir ni pasear con sus amigos, fue curado por reír con su familia. La mayoría de los niños atópicos son sensibles y están bajo mucho estrés, pero a medida que ríen, se sienten estables psicológicamente y sus síntomas atópicos también se alivian.

La risa fortalece el sistema inmunitario tanto como lo hace una vacuna, y disminuye la presión arterial ya que relaja los vasos sanguíneos y aumenta la disponibilidad de oxígeno y la respiración. Además, ayuda a curar la diabetes y es tan efectiva como un ejercicio. Así, la risa es la forma más sencilla de cuidar la salud de la familia desde los niños pequeños hasta los mayores.

Cómo reír

1. Ríase a carcajadas

Cuando se ría, trate de abrir la boca y use todo el cuerpo. Cuando se ríe a carcajadas, el corazón y la mente se abren y puede reír auténticamente. Si se ríe a carcajadas, es bueno para su salud ya que los nervios que están debajo de los ojos se estimulan y ayudan a segregar hormonas como la endorfina o dopamina.

2. No se ría solo, sino en unión

El escritor estadounidense Mark Twain dijo: “La tristeza se reduce aunque la deje como está; pero si desea conseguir la perfecta alegría, necesita a alguien para compartirla”. Si se ríe con alguien, se siente más relajado y puede reírse más fuerte y mejor; y tiene 33 veces mayor efecto que cuando se ríe solo.

3. Practique la risa

Si sus músculos faciales están endurecidos, su risa no se verá natural, y si piensa que su risa no es natural, entonces se ríe menos. En lugar de pensar que puede reírse en cualquier momento, trate de practicar la risa naturalmente cuando esté solo.

4. Practique la Sonrisa de Cada Día

Esta es la Sonrisa de Cada Día. Sonría Dulcemente el Domingo, Sonría Libremente el Lunes, Sonría Magníficamente el Martes, Sonría Maravillosamente el Miércoles, Sonría Jubilosamente el Jueves, Sonría Vigorosamente el Viernes, Sonría Saludablemente el Sábado. Si practica la Sonrisa de Cada Día, estará sonriendo durante los 365 días del año sin faltar ni un día.

5. Ría más cuando esté atravesando momentos difíciles

Como dice el refrán: “No nos reímos porque estamos felices, sino estamos felices porque nos reímos”, trate de pensar positivamente y ría cuando exista un problema que parezca no tener solución. Se dice que los judíos no olvidaban reírse incluso bajo la opresión de los nazis. Recuerde que la risa alumbra más brillantemente cuando usted está agotado y desesperado.

Verifique el índice de su risa

Califíquese del 1 al 5 en las siguientes preguntas.

Nunca (1) l Casi nunca (2) l A veces (3) l Con frecuencia (4) l Siempre (5)


Saludo con una sonrisa a quien encuentre.
Trato de salir con la idea de hacer reír a los demás.
Aunque me cuenten una historia graciosa que ya sé, me río a carcajadas como si nunca la hubiera escuchado.
Me gusta leer las secciones de humor en libros o periódicos.
No me importa verme gracioso ante los demás.
Me río a carcajadas al menos una vez al día con mi familia.
Puedo sonreír y ser generoso aunque alguien cometa un error.
Me gusta pasar tiempo con otras personas.
Me gusta cuando los demás se sienten felices por mí.
Cuando me río, lo hago a carcajadas.
Creo que la risa puede crear una buena relación.
Me río para cambiar el estado de ánimo.
Practico expresiones faciales frente al espejo.
Tengo la experiencia de haber reído en un sueño.
Las personas me buscan para divertirse.
Me río solo, pensando en algo gracioso.
Cuando hablo, trato de hacer que se escuche más divertido.
No hago bromas que puedan herir los sentimientos de alguien.
Conozco la tendencia del humor actual.
Me veo natural cuando sonrío.
Creo que es natural sonreír durante el trabajo.
Creo que hay esperanza incluso en la peor situación.
Alguna vez he cambiado el ánimo de alguien mediante la risa.
Conozco más de tres citas sobre la risa.
  • 90–120 puntos: Es una persona saludable que siempre se ríe.
  • 75–89 puntos: Puede sobresalir en la risa si lo intenta un poco más.
  • 74 puntos o menos: No se ríe lo suficiente. Necesita esforzarse más.